• deporte individual o de equipo

¿Deporte individual o de equipo? Esta es la cuestión

Septiembre, el mes en el que todo vuelve a empezar, llega con un montón de dudas sobre a qué tipo de deporte debes apuntar a tus hijos. Que practicar deporte es necesario para los niños, lo tenemos claro. El problema llega a la hora de decidir qué tipo de deporte deben practicar porque, en muchas ocasiones, nuestros hijos no conocen todas las opciones o no tienen un deporte favorito.

Por un lado, es muy importante saber qué opciones se ajustan más a los gustos e intereses de nuestros hijos. No deberíamos caer en falsos mitos o en deportes estandarizados para diferentes sexos o edades. ¡Pregúntales!

Además, dependiendo de la personalidad de tus hijos o sus preferencias podéis dudar entre escoger deportes colectivos o individuales, ¡o los dos! Aquí os dejamos algunas indicaciones de cada uno de los tipos que os pueden servir para tomar una decisión.

Deportes colectivos

Hacer deporte en grupo tiene muchas ventajas. Al igual que nos pasa a los adultos, el hecho de tener un grupo con el que practicarlo y compartir un buen rato, hace que la pereza se esfume.

En los colegios, polideportivos o instalaciones deportivas de cualquiera de nuestros barrios o pueblos se organizan este tipo de actividades. Algunas tan comunes como el fútbol, el baloncesto o el baile, y otras menos como el rugby, el balonmano o la gimnasia artística.

Todos ellos conllevan un desarrollo físico y psíquico de nuestros hijos que puede resultar muy beneficioso, a la vez que prevenir ciertas enfermedades cardiovasculares. Da igual cuál elijáis, lo importante es hacer ejercicio y que nuestros hijos socialicen.

Es esta socialización con el grupo una parte muy importante para su desarrollo, ya que les permiten aprender valores sociales como el compañerismo o la empatía. Además, inculcar este tipo de deportes colectivos y populares les abrirá un elenco de posibilidades de ocio saludables.

En cualquier lugar del país es fácil encontrar pistas deportivas públicas en las que niños y jóvenes practican deporte de forma ociosa. Compartir momentos con amigos en ellas o conocer gente nueva, serán experiencias muy positivas que se grabaran en los recuerdos de tus pequeños.

Deportes individuales

La práctica de deportes individuales está en aumento social en los últimos años, especialmente desde la explosión del running. ¡Alguna vez os habéis animado a probar, eh! No obstante, no todo es correr. Hay deportes como el tenis o la natación que son muy populares entre los niños y jóvenes y de muy fácil acceso.

Al igual que los deportes colectivos, tienen innumerables beneficios sobre la salud de aquellos quienes lo practican, pero hay más. La capacidad de concentración y superación se agudiza cuando la sana competición en este tipo de deportes es individual.

También ayuda a nuestros hijos a conocerse mejor a sí mismos, a autoestimularse y buscar sus límites para progresar en el deporte, ya que siempre dependerá de si mismo y no de un grupo. Además, permite desarrollar una independencia personal mayor que cuando se practica deporte o cualquier otra actividad en grupo.

Estas son algunas indicaciones que  podemos tener en cuenta a la hora de animar a nuestros hijos a escoger un deporte para practicar. Lo más importante es que a ellos les guste, pero quizá también pueda ayudarle a desarrollar ciertas capacidades. Por ejemplo, si tu hijo o hija son muy tímidos, los deportes grupales seguro que le ayudan a sociabilizarse mejor. 😉

No obstante, recuerda siempre que todos los deportes han de practicarse con la preparación necesaria y el equipamiento adecuado. Tener a mano productos que ayuden a la recuperación física, os ayudará a mantener siempre los músculos a tope. Nuestro truquito son los masajes con el gel de masaje Arnidol Active. ¿Cuál es el vuestro?

css.php