• sol en la montaña

El sol en la montaña

A menudo, cuando vamos de excursión a zonas de montaña o pasamos unos días en algún paraje natural de las zonas del norte, caemos en el error de pensar que los rayos del sol son menos dañinos porque la temperatura es menor. Y nada más lejos de la realidad.

No hace falta ir en traje de baño ni en tirantes para quemarnos alguna zona del cuerpo con el sol. Especialmente, si la tez de nuestros hijos o la nuestra es más bien clarita. La nariz, los empeines y los brazos suelen ser las zonas que antes se enrojecen con el sol. Aunque la temperatura no sea alta, la exposición solar sigue estando ahí.

¡Que no te despisten los grados! El sol en verano es muy intenso y podría hacer de las suyas en cualquier momento. Y lo más importante, en cualquier parte. Por ello, no olvides llevar siempre en tu mochila los superpoderes Arnidol para que no te falle ningún plan.

Precaución con los nublados

En las zonas montañosas más altas, las nubes campan a sus anchas. Si has decidido pasar unos días con tu familia en estas zonas, no te fíes de ellas. Parece que está nublado, pero los rayos solares siguen actuando.

No se tratan de nubes oscuras o con una cantidad de agua concentrada grande, por lo que el sol sigue estando presente. Además, esto no solo pasa en verano, también a lo largo del año. Por ello, cuando se hacen este tipo de excursiones, sería recomendable que le aplicaras a tus hijos siempre protección solar adecuada.

Además, este tipo de nubes o la propia altura hace que la temperatura sea menor. Parece que el sol te incide a ti y a tus hijos de forma más suave, ¿verdad? Pues ese sol también es muy dañino para piel de tus pequeños.

Ahora ya lo sabes, siempre que vayas a zonas montañosas, lleva contigo tus superpoderes para que nada os estropee los planes. Recuerda que para evitar una mala experiencia, puedes echarte en la mochila el Arnidol Sun para proteger las zonas más sensibles con un factor protector alto: SPF50+.

2017-09-20T11:29:17+00:00
css.php