• concentración

El superpoder de la concentración

El tiempo pasa volando. Esa es una verdad universal, sobre todo desde tienes hijos y lo ves reflejado en ellos. Nacen y, cuando te quieres dar cuenta, ¡están empezando Primaria! Miras atrás, con nostalgia, pensando en los pañales y la ropita diminuta, con la consciencia del pequeño terremoto que tienes ahora en casa. Un peque que no para porque está en la edad de no hacerlo, que bulle de vitalidad y energía. Le observas mientras juega, pasando de un juguete a otro sin apenas dedicarle tiempo, saltando de una actividad a otra. ¿Primaria? Ahí las cosas empiezan a ponerse serias. En Primaria ya hace falta ponerse las pilas de verdad, que hay que aprender cosas para el futuro. Habrá que ayudarle a poner en forma su superpoder de la concentración y así echarle un cable.

De los tiempos sin rutinas a las rutinas del tiempo

Se trata de ejercitar su superpoder de la concentración, pero para ello tendrás que poner a andar toda la maquinaria de los tuyos. Porque un peque rebosante de energía nos pone a prueba a cada segundo. Así que, si ves que te está pudiendo, echa mano del superpoder de la paciencia y ¡adelante!

Ten en cuenta que con ellos todo lo que plantees habrá de ser divertido. Y pasar de los tiempos sin rutinas a las rutinas del tiempo no siempre es fácil. Pero, ¡no te agobies! en cuanto las pongáis en marcha, vuestra vida será mucho más fácil. Los niños y niñas son capaces de controlar el paso del tiempo a través de las rutinas. Si saben que después de cenar viene el lavado de los dientes, después los cuentos y tras ellos ¡a dormir! les resultará más fácil saber qué han de hacer en cada momento.

Explícale en qué van a consistir los cambios y, una vez que los pongáis en marcha, sé constante. Aunque haya días en los que te cueste. Solo con constancia conseguirá interiorizar esas rutinas.

El superpoder de la concentración: algunos trucos

La concentración se puede ir trabajando desde que los peques son  bien pequeños. De hecho, lo hacen en las escuelas infantiles con la Asamblea. Mientras hacen repaso de la cosas que van a hacer a lo largo del día, o de lo que ha pasado antes, tienen que estar atentos y en silencio. Solo se trata de llevarlo a casa.

Una muy buena forma de trabajar la concentración, y muy de moda en la actualidad, es la práctica del mindfulness o conciencia plena. Para ello, podéis llevar a cabo juegos en los que tenga que concentrarse en algo durante un corto periodo de tiempo. Se acota la duración y se propone la actividad. Te sorprenderán los resultados incluso en los niños y niñas más pequeños.

También hay juegos muy habituales con los que ejercitar la concentración. Hacer rompecabezas, jugar a las parejas, buscar diferencias, copiar dibujos o, incluso, colorear son algunos de ellos.

Mejorar la concentración en niños y niñas más mayores

Si tu hijo o hija es algo más mayor y quieres ayudarle a mejorar su concentración estas son algunas cosas en las que os tenéis que fijar:

  • Prepara un espacio adecuado a la actividad que vaya a desarrollar.
  • Deja listo todo aquello que vaya a necesitar.
  • Evita las distracciones.
  • Los objetivos marcados han de ser a corto plazo. Incluso para tareas grandes. Es más útil dividir una tarea grande en tareas pequeñas para así facilitar la consecución de objetivos.
  • Enséñale a subrayar, hacer esquemas y resumir.

¿Has puesto en práctica alguna de estas técnicas?, ¿cómo os ha ido?

2017-10-09T10:40:41+00:00 Tags: , , |
css.php