• lesiones frecuentes en verano

Las lesiones más frecuentes en verano

Cada época del año tiene sus características. Es evidente. No es lo mismo practicar deporte en verano que en invierno, ni por el tipo de deporte, ni por el tipo de equipación. Por ello, las lesiones frecuentes son diferentes. ¿Sabes con qué debes de tener cuidado en verano? Te contamos las lesiones frecuentes en verano.

Pies, para qué os quiero

Durante todo el invierno los pies andan metidos en su cómodo calzado cerrado. Resguardados de cualquier posible daño. Llega el verano y, lo primero, es el cambio en el tipo de calzado. Sin la protección de los calcetines, los zapatos nos rozan hasta que son domados. Todo un clásico veraniego.

Además, jugamos a un montón de cosas con un calzado muy poco adecuado. O peor aún, ¡descalzos! Que si fútbol en la playa, que si palas, que si voley… nuestros pobres pies están completamente desprotegidos. Esguinces, torceduras, rozaduras o golpes son habituales en estas fechas.

También hay que recordar proteger los pies si nos ponemos a buscar lapas o cangrejos en las rocas. Es muy fácil hacerse algún tipo de corte en ese terreno. Unas cangrejeras de la de toda la vida -bueno, de las que se llevan ahora ;)- serán una opción, pero también puedes mirar unos escarpines, por ejemplo.

Al agua de cabeza

Sí, en ocasiones somos muy imprudentes en nuestra aproximaciones al agua. Nos metemos de sopetón, lo que puede conllevar una hidrocución. También puede ocurrir que nos tiremos de cabeza sin tener en cuenta la profundidad de la piscina, lago o poza en la que lo hacemos. Las consecuencias de todo ello pueden ser muy serias, así que más nos vale andarnos con ojo y hacer las cosas pensando. Además, somos ejemplo. No olvidemos que nuestros peques aprenden más de lo que nos ven hacer que de lo que les decimos. Aunque no queramos, somos su espejo.

La importantísima hidratación

Con las altas temperaturas hacer cualquier deporte puede conllevar una deshidratación. Tanto si lo tuyo es el running, como si lo único que haces es pasear, evita las horas centrales del día en las que el calor aprieta. Más si vas con los niños.

Es muy importante hidratarse. No olvides llevar agua fresca con vosotros, así como fruta. Las de verano, como la sandía o el melón, tienen un gran aporte de agua y ¡están buenísimas! Dos por uno. ;).

¿Os habéis lesionado tú o los peques? ¿Cuál fue vuestra experiencia?

2017-08-21T10:48:29+00:00 Tags: , , , , , |
css.php