• sorpresas en la casa del pueblo

Sorpresas en la casa del pueblo

Tener una casa en la que pasar el verano es una maravilla. Si no se te pone otro plan por delante , siempre puedes recurrir a ella. Pero, ojo, porque puedes encontrarte sorpresas en la casa del pueblo. Sobre todo si ha estado cerrada durante todo el invierno. Pon todos tus superpoderes a punto, porque puede que tengas que usarlos.

1. Bichos por todas partes

Qué les gustan a los bichos las casas del pueblo. Mientras no estamos las convierten en su hogar. Y, claro, no puedes llegar tú de nuevas -sí, ahora tú eres el intruso- y pretender echarlos.

Si al abrir la puerta de la despensa y encender la luz escuchas que “algo” se mueve, pon los superpoderes en modo alerta. ¿Has visto Stuart Little? Puede que algún familiar se haya mudado con vosotros. Y si al salir al jardín percibes un sonido sibilante entre el césped crecido estate al loro. Lo mismo algún animalito de lengua bífida se ha mudado con vosotros.

Por lo que podáis encontrar, sed cautos. Más vale prevenir ;).

2. This is Halloween

Es normal que tu casa parezca ambientada para Halloween. A las arañas les encanta dejar su impronta por cada sitio por el que pasan. Y, además, son rapidísimas haciéndolo. Si no habéis pasado por casa en mucho tiempo, ojalá no tengáis aracnofobia.

3. Esas cañerías que no corren

Padres o madres precavidos valen por dos, ¿no? Con las cañerías de las casas de pueblo hay que tomar ciertas precauciones. Con el frío del invierno el agua se congela y éstas pueden reventar. Esperamos que las dejarais vacías antes de marcharos en la última temporada. Si no fue así, paciencia, y recordad hacerlo al final del verano. Evitando riesgos ;).

4. Eso sí que es una capa y no la de Superman

Sí, sabes de lo que hablamos: el polvo. El polvo suele dejar una capa que ríete de las de los superhéroes. Os va a tocar hacer uso intensivo de la gamuza si queréis que poner la mano no suponga usar de inmediato la pastilla de jabón.

5. Fresquito como un polo

No todo iba a ser malo en eso de la vuelta a la casa del pueblo. Si llegas asado cual pollo tras el verano en la ciudad, agradecerás el fresquito de tu casa de verano. Y es que ¿a quién no le gusta taparse con la colcha fuera de temporada?

2017-07-27T11:39:40+00:00 Tags: , , , |
css.php