• 5 actividades al aire libre para los peques

Con la llegada del buen tiempo florecen las ganas de tus peques de pasar las tardes y los fines de semana al aire libre. Es el momento ideal para cambiar la rutina y redescubrir los beneficios del juego fuera de casa. Dedicarle menos tiempo a los videojuegos, salir a divertirse al exterior y conectar con la naturaleza mientras hacen ejercicio físico y dejan volar su imaginación. Por eso, te proponemos cinco actividades al aire libre para los peques.

1. Poneos manos a la obra y cread un minihuerto

Si cuentas con algún lugar abierto en casa -como un jardín, una terraza o un balcón amplio- no pierdas la oportunidad de crear un espacio natural. Será, además, algo enriquecedor con lo que tus peques aprenderán mientras se divierten. También asumirán pequeñas responsabilidades y verán la recompensa de su dedicación. Para empezar, podéis germinar brotes en tarros de cristal, plantar semillas en un semillero o esquejes de otras plantas en una maceta pequeña. Cuando empiecen a crecer bastará con trasplantarlas a un recipiente mayor en un lugar soleado y regarlas regularmente.

2. Senderismo

Aprovecha las temperaturas templadas para hacer una escapada a un sendero cercano. Conviértelo en una aventura para toda la familia desde antes de salir de casa. Prepara con tu peque la mochila que todo explorador necesita. Jugad a identificar nuevas plantas y animales mientras camináis, ¡y disfrutad de la naturaleza!

3. Haced un picnic

Un picnic es el plan ideal para pasar tiempo en familia en el parque. Saca el minichef que tu niño lleva dentro y cuenta con su ayuda para preparar una rica merienda. Con tan solo una manta y algún pasatiempo lo pasaréis genial de forma práctica y saliendo de la rutina.

4. Guerra de globos de agua

Cuando suban las temperaturas, una guerra de globos de agua será la forma más divertida de refrescarse. Solo hace falta rellenar globos pequeños de agua en la terraza de casa o en algún parque cercano y ¡que comience la diversión!

5. Un juego de pruebas

Es una forma amena de explorar el campo o el parque. Su organización es sencilla y, aunque requiere dedicarle algún tiempo, merece la pena. La duración y la dificultad de las pruebas dependerá de la edad de los niños y de cuántos sean. Fija un punto de salida y otro de llegada. En el medio, los niños irán encontrando pistas, como caminar ciertos pasos o localizar un objeto, que le llevarán a diferentes pruebas. Las pruebas pueden ir desde adivinanzas o imitaciones hasta dar una voltereta o conseguir un trébol.

¿Qué te han parecido nuestras propuestas de actividades al aire libre?, ¿cuál es tu plan perfecto para pasar un día en familia?

POST RELACIONADOS

Más artículos
Home remedies for minor injuries