¿Es alergia al polen o catarro?

  • alergia al polen

Ha sido llegar la primavera y lanzarnos a la calle. Qué ganas teníamos de sol y de tardes de parque, ¿verdad? Pertrechados con la barritas de superpoderes en el bolsillo ni el sol ni los mosquitos nos asustan. Pero hay algo a lo que te puedes enfrentar y que puede que no hayas contemplado: la alergia al polen. De pronto, la nariz de tu peque ha comenzado a gotear y tú no sabes muy bien qué pensar. El contraste de temperaturas podría haber provocado el típico catarro de cambio de estación. Pero también podría tratarse de alergia. ¿Cómo diferenciarlos? Será siempre el médico el que determine cuál es la causa, pero aquí te contamos algunos puntos que puedes vigilar para tener una pista antes de que el pediatra te confirme…

¿Alergia al polen o catarro?

¿Será alergia al polen o catarro? Cuando hay otros alérgicos en casa es muy normal planteárselo. Pero, aunque hay un componente genético en la tendencia, podríamos decir que el alérgico se hace. Algunas pistas para diferenciarlos:

  • Un catarro tiene una duración muy concreta, hablamos de días. La alergia durará lo que la polinización, es decir, meses.
  • El catarro comienza empeorando para después mejorar. La alergia va cambiando durante el día, siendo sensiblemente peor al atardecer.
  • Los síntomas del catarro aparecen de manera paulatina; los de la alergia, abrupta.

Y hablando de síntomas, los que llegan de mano de la alergia al polen; aunque pueden variar en cada caso (si se presentan o no y en qué grado), los más frecuentes pueden ser:

  • Conjuntivitis: es muy habitual en las alergias. Puede venir acompañada de un exceso de legañas, especialmente al despertar.
  • Rinitis: que puede producir congestión, moqueo y estornudos. En casos más graves, puede aparecer tos e incluso ahogo (en este caso hay que ir rápidamente al médico).
  • Si tu peque tiene la piel atópica tampoco la pierdas de vista, ya que suele empeorar al contacto con el alérgeno.

Qué hacer si sospechas que se trata de alergia al polen

Es evidente que, ante la sospecha de una alergia de cualquier tipo, hay que acudir al pediatra. Pero hay algunas medidas que puedes tomar antes como evitar salir cuando la concentración de polen es mayor (a primera hora o a última de la tarde).

En cuanto comiences a sospechar de la presencia de la alergia, toma nota de cuándo has detectado los síntomas y que había en vuestro entorno, eso podrá orientar al médico en cuanto a qué puede ser la causa. Por supuesto será el médico el que determine si es necesario hacer las pruebas de alergia o si debe prescribir medicación, por eso a la primera duda: consulta con el pediatra.

¿Tienes sospechas de alergia en la familia?

2018-05-18T12:23:50+00:00abril 3rd, 2018|Categorías: Superpoderes Arnidol|Sin comentarios

¿Tienes algo que comentarnos?