• ¿Altera la primavera?

Ha sido automático: han aumentado la temperatura y las horas de luz, pero también los bostezos. Si tu hijo se muestra más cansado e inapetente desde que ha llegado la primavera: hay que ver si nos encontramos ante un episodio de astenia primaveral o qué puede estar pasando. ¡Pero no te alarmes! Una vez descartado que no exista ninguna patología, si solo es agotamiento puede durar unos días hasta que se acostumbre al cambio de estación.

Su cuerpo necesita tiempo y mucho cariño para acostumbrarse a la nueva estación. ¿Quieres saber cómo ayudarle?

Echa mano de tus superpoderes para conseguir que todo vaya desapareciendo.

Claves para combatir el cansancio primaveral

  1. Respetar más que nunca los horarios. El organismo de los niños está librando una batalla contra los agentes externos, nuestra manera de ponernos de su lado será favorecer que su rutina se mantenga. Las horas a la que se levanta, come, cena y se acuesta deben ser las mismas todos los días en la medida que sea posible.
  2. El deporte, nuestro gran aliado. Practicar ejercicio les motivará y hará que poco a poco vaya desapareciendo la desmotivación propia de la astenia primaveral.
  3. Al sol, como los lagartos. Los rayos del sol favorecerán a que tu peque se adapte de forma más rápida. Eso sí, ¡siempre con protección! Aplicarle la barrita con superpoderes Arnidol SUN te ayudará a que los primeros rayos de la primavera no le dañen la piel.
  4. Líquidos siempre a punto. Agua y zumos de frutas naturales te ayudarán. ¡Seguro que con el calor le apetece refrescarse con un aporte de vitaminas!
  5. La comida, chute de energía. Asegúrate de que incluyes lácteos, cereales e hidratos de carbono en su dieta. Contribuyen a devolver la vitalidad que el cuerpo necesita durante estos días de tantos altibajos.
  6. También las abejitas te ayudan. Existen productos naturales como la miel y la jalea real que no pueden faltar en tu armario. Además, son ricas en vitaminas y minerales y están deliciosos. Son el complemento alimenticio ideal para ayudar a fortalecer a los peques ahora que están más débiles física y psicológicamente. Eso sí, siempre asegúrate que sean complementos adecuados a la edad de tu peque.

Cuándo preocuparnos

Si después de unos días no notas mejora, lo recomendable es que le lleves al pediatra ya que el motivo de su cambio de estado de ánimo podría ser otro.

Además si tiene mocos, estornudos (más de cuatro seguidos), picor de nariz y de ojos, febrícula (37.5-37.8ºC) o diarrea podría ser el inicio de una enfermedad como un resfriado, gastroenteritis, otitis o incluso alergia. Vigílalo y si no se recupera ponte la capa de superpoderes y volad al hospital.

La astenia primaveral es un proceso que dura unos días pero que es un indicativo de que el buen tiempo está a la vuelta de la esquina. ¡Cuántas actividades vamos a poder hacer en familia al aire libre!

POST RELACIONADOS

Más artículos
Jugar y luego recoger
Jugar y luego recoger