• Cómo aprender a hacer ganchillo con cinco páginas web

  • Apúntate a este entretenimiento de moda y practica con los peques

Catherine Bouenard tiene el récord de velocidad en tejer: 264 puntos en tres minutos. Impresionante, ¿verdad? Si estás pensando en empezar, no hace falta que corras tanto, el crochet es una carrera de fondo. Hacer ganchillo ya no es cosa de “señoras mayores”. Se ha convertido una de las tendencias más buscadas en las redes sociales. Su capacidad para conseguir evadirnos y su practicidad han despertado el interés por aprender a hacer ganchillo. Se trata de un entretenimiento fantástico que tiene múltiples beneficios… ¡y que también podrás compartir con los peques! Si te preguntas cómo empezar a hacer ganchillo, tenemos la respuesta. Presta atención a los recursos que te traemos.

Cinco webs para aprender a hacer ganchillo

Intenet es una fuente de recursos fantástica para aprender nuevos hobbies y también lo es para aprender a hacer ganchillo. A continuación te dejamos cinco webs con las que podrás iniciarte en el arte de las agujas.

cómo aprender a hacer ganchillo

  1. Si no sabes por dónde empezar, la web botton.es es tu recurso. En ella podrás aprender todo en torno al ganchillo. Desde cómo elegir el tipo de aguja, a preparar el montaje o cuáles son los tipos de punto y cómo se remata la labor. Además, se trata de una web en la que podrás hacerte con todo lo necesario para tejer.
  2. Costurea, es una página web enfocada al universo de la costura. En su canal de YouTube podrás encontrar tutoriales sobre cómo hacer ganchillo, uno de los recursos más prácticos a la hora de empezar. Además, si te interesa aprender a coser un botón o tejer con agujas también encontrarás tutoriales para hacerlo. Muy útil en tiempos del DIY (Do it yourself).
  3. Liliana Mika es la autora de Paso a paso crochet. En él muestra cómo tejer determinadas piezas de ropa poco a poco. Gorros, ajuares, vestidos, botas… Si querías tejerte todo el armario, esta es tu página web.
  4. El ganchillo también puede ser beneficioso y estimulante para los más pequeños de la casa. En Sapos y Princesas tienes ideas fáciles para aprender ganchillo en familia.   Para comenzar con ellos lo ideal es optar por telares caseros, ganchillo fácil o ideas de ganchillo decorativo. Además de pasar tiempo juntos, aprender algo nuevo y divertido al mismo tiempo seguro que les gusta.
  5. Dalevida.com es una web de, por y para hacer ganchillo. En ella encontrarás instrucciones y videos que explican poco a poco cómo funciona el universo del crochet. Con sus recursos podrás aprender a hacer lo inimaginable: desde koalas de crochet hasta jerseys, pasando por posavasos.

Ahora que ya conoces dónde puedes aprender a hacer ganchillo te vamos a contar por qué es una buena idea hacerlo. Y es que tejer tiene muchos beneficios para la salud que es posible que no hayas contemplado. ¿Imaginas cuáles son?

cómo aprender a hacer ganchillo

Por qué aprender a hacer ganchillo

De esta técnica no solo sacarás una bufanda bonita o un jersey vistoso. Son muchas las ventajas que te puede aportar aprender a hacer ganchillo. Aquí te contamos unos cuantos.

Reduce el estrés

El ganchillo ayuda a reducir el nivel de cortisol, la hormona del estrés y aumenta los niveles de las hormonas de la felicidad (la dopamina y la serotonina).

La terapeuta británica Betsan Corkhill investigó los efectos de hacer punto y ganchillo. Más de la mitad de los 3545 tejedores y tejedoras entrevistados afirmaron que tejer les hacía muy felices. Muchos de ellos también comentaron que solo practicaban esta actividad para relajarse, reducir el estrés y dar rienda suelta a la creatividad.

Además, también demostró que existe una relación entre la frecuencia de tejer, el estado de ánimo y la sensación de felicidad. Los que hacían punto o ganchillo más de tres veces por semana sentían menos ansiedad y más felicidad y seguridad en sí mismos.

Permite mantener la salud mental y escapar de tu vida cotidiana

Además de reducir el estrés, el ganchillo y otras actividades creativas, como las manualidades para niños, ayudan a mantener sana tu cabeza. Seguir un patrón y un recuento de puntos a la hora de tejer, contribuye a mejorar la coordinación mano-ojo, beneficia a la memoria y aumenta significativamente la capacidad de concentración.

cómo aprender a hacer ganchillo

Mejora la confianza en uno mismo

Esto no va solo de ampliar el fondo de armario. Aprender ganchillo también aporta cierto sentimiento de realización y orgullo por lo que se ha creado. Al principio es como todo, puede que surjan dificultades para completar algunas labores, pero superarlas te aportará confianza en ti mismo y en tus habilidades para resolver problemas.

Permite crear vínculos sociales

Tú aún no lo sabes, pero con el ganchillo puedes ampliar tu círculo de amistades. Como lo lees. La gente aficionada al ganchillo, suele reunirse para charlar e intercambiar y dar consejos alrededor de una bebida caliente o una gran cerveza.

Compartir pasiones crea vínculos instantáneos. De hecho, el ganchillo también ha sido susceptible a internet: también es posible conversar sobre ganchillo a través de los grupos de Facebook.

Ayuda a desarrollar la paciencia

Esta actividad exige meticulosidad. Si aún no lo eres no te preocupes, aprenderás a serlo. Por ello, esta actividad también puede ayudarte a gestionar mejor tus emociones, estar más tranquilo a diario y ver las cosas desde otro punto de vista.

cómo aprender a hacer ganchillo

Ni siquiera dominar la técnica es tan importante como ser perfeccionista en esta materia. Cuanto más ganchillo hagas, más fácil te resultará. La concentración se trabaja y aumenta a medida que avanza la práctica. Empieza poco a poco y antes de que te des cuenta, podrás tirarte horas haciendo crochet.

Ahorro, sostenibilidad y sencillez

Tejer, en general, no es una labor complicada ni difícil de aprender. Cogerle el truquillo solo es cuestión de práctica. Esto hace que, al ver cómo vamos mejorando día a día, tengamos ganas de aprender más sobre ello.

Además, es una práctica responsable con el medioambiente, por dos motivos principales. La industria textil es la segunda más contaminante del planeta y al hacerte tú mismo la ropa comprarás menos en las tiendas y aportarás tu granito de arena para ayudar al planeta. De la misma forma, puedes volver a usar telas viejas y ropa que no te pones para crear algo nuevo. En definitiva, reutilizar.

Todo ello, además, hará que ahorres bastante dinero, Hacer ganchillo es una afición tremendamente barata.

Esperamos que tu gusanillo tejedor se haya despertado y que nos hagas una bufanda tras leer este post.

POST RELACIONADOS

Más artículos
Assine a nossa Newsletter