• árnica calmar niños
  • Árnica: diferentes modos de preparación para usar tu superpoder

  • ¿Cuáles son los diferentes modos de presentación del árnica? Descubre árnica en gel, árnica en barra y árnica en crema en este artículo.

Papi, mami, se acerca el momento de vivir una nueva aventura con vuestro peque. Qué más da que sea laborable, festivo o estemos de vacaciones. En la mente de nuestro pequeño, cada día del año es una oportunidad para descubrir nuevos lugares y vivir experiencias únicas. ¿Qué ayer fuiste a un lugar divertidísimo? Pues hoy te toca pensar en otro todavía mejor. No le vengas con excusas. El listón está muy alto. 

Qué vitalidad tienen, ¿verdad? Seguramente, todavía estés recordando lo bien que lo pasasteis el otro día. E incluso no sería extraño que aún notes cierto cansancio después de intentar seguirle el ritmo a ese terremoto que tienes en casa. Para arriba; para abajo… Y vuelta hacia arriba y, de nuevo, para abajo. Uf, solo recordarlo y ya estás con agujetas. Sin tiempo para reponerte, tu hij@ ya te está preguntando cuál va a ser el siguiente plan.  ¿Lo tienes?

En este artículo, te vamos a dar algunas ideas de planes para que puedas echar mano de ellos en aquellos días donde la inspiración y la imaginación se quedaron en el trabajo. Junto a ello, te contaremos también aquellos elementos imprescindibles que siempre deben acompañaros en cualquier aventura. Imprescindibles como una botella de agua, una pieza de fruta o el árnica, ya sea en barra, en gel o crema.

Ideas para planes en familia

Pero antes de entrar en detalle a la hora de explicarte la importancia del árnica y los diferentes modos de presentación que dispones, es el momento de echarte un cable y contarte diferentes planes que puedes llevar a cabo cuando tu pequeño tiene ganas de darlo todo. 

Nadie como tú conoce a tu pequeño, pero nunca es tarde para probar cosas nuevas y divertiros con escapadas que nunca habíais realizado. En función del éxito de cada una, podréis repetir tantas veces como queráis e incluso, quién sabe, quizá acabáis disfrutando más que vuestros propios hijos. 

¿Preparad@?

En fechas invernales, una escapada habitual es buscar aquellos lugares donde la nieve ha hecho acto de presencia. No es necesario esquiar ni ir muy lejos. A los niños les encanta el simple hecho de pisar la nieve, tocarla y jugar con ella. ¿Qué nadie te va a librar de una ‘guerra’ de nieve? ¿De hacer un muñeco? Está claro, pero tu pequeñ@ se lo va a pasar en grande y más si todavía no ha disfrutado nunca de un contexto similar.

Cuando el invierno queda atrás y las temperaturas nos dan una pequeña tregua, un plan ideal es montar en bici. En función de la edad de tu hij@ te tocará el proceso de enseñarle a llevarla e ir incrementando, poco a poco, la distancia en las salidas. Subidos a la bicicleta podréis disfrutar del paisaje y de todo aquello que os vayáis encontrando en vuestra ruta. ¡Y seguro que una carrerita no faltará!

¿Qué tal montar un picnic? Solo el reto de organizar junto a tu pequeño todo lo que necesitáis para que la escapada sea un éxito ya supone un estímulo trepidante para ambos. ¿Qué os gustaría comer? ¿Dónde? ¿Vais a comprarlo juntos? Y una vez con todo listo, -más adelante os contaremos todo aquello que no debe faltar en vuestra mochila como, por ejemplo, el árnica- es el momento de encontrar el lugar y disfrutar de una comida única en el césped o en la montaña.

La biblioteca es un lugar que tu hij@ podría empezar a descubrir. Junto a ti, el peque puede disfrutar de una cantidad infinita de libros infantiles y escoger aquel que más le ha gustado para, una vez acabadas las aventuras diarias, poder leer juntos antes de dormir. Además, en muchas bibliotecas, es habitual la organización de talleres o eventos para niños. ¡Consulta las actividades de la biblioteca más cercana y convierte la visita en una tradición familiar!

Si tampoco quieres darle muchas vueltas a la aventura y quieres que te lo den todo, prácticamente, hecho entonces tu opción es ir a un parque de atracciones. No hay niñ@ que se resista a un lugar repleto de atracciones. Si además eres un superpapi o supermami aventurera podrás disfrutar con ellos de las atracciones y recordar momentos pasados en los que tu mayor preocupación era tener la altura suficiente para acceder a todas las atracciones.

Árnica: un imprescindible en tu mochila

Una vez decidido el plan que vas a realizar con tu hij@, es el momento de tener muy claro aquello que no debe faltar en tu mochila. ¿Qué podemos considerar indispensable a la hora de marcharnos de aventura con nuestro pequeñ@?

Uno de esos elementos que no debes olvidar es el árnica en formato barra, gel o crema. En el modo de presentación que tú prefieras. A pesar de que muchas veces pongamos todo y más para que la aventura finalice sin ninguna sorpresa, hay veces en las que los golpecitos -descubre aquí los pequeños golpes más molestos y su por qué– o caídas ocurren y solo nos queda afrontarlos.

“Mira que te lo dije”, “mira qué se veía venir”, etc… Sí, suéltalo. Una vez hayas liberado la retahíla de frases que vienen con el manual de superpadre y supermadre, llega la hora de que vuestros superpoderes en forma de árnica entren en escena. El gran superpoder de padres y madres se llama Arnidol gel stick y Arnidol Roll on. Un aliado para refrescar la piel después de los golpes leves más comunes en niños.

¿Qué es el árnica?

El árnica es una planta -localizada, principalmente, en el centro y sur de Europa- que destaca por sus propiedades para la piel. 

Este compuesto natural, -unido al harpagofito, una planta originaria de Sudáfrica que a través de su raíz aporta una agradable sensación de bienestar y confort-, posee muchas propiedades que ayudan a reconfortar la piel después de los pequeños golpes de los niños. 

Sea en el formato que sea, Árnidol es el aliado perfecto para combatir esos golpes más comunes en niños que con tanto empeño tratamos de evitar.

Árnica: diferentes modos de presentación

El árnica cuenta con diferentes modos de presentación, que buscan adaptarse a aquello que te resulte más práctico. Los diferentes modos de presentación del árnica de Arnidol son:

  • Árnidol gel stick: en este caso el árnica se presenta en formato barra. A través de la unión de Árnica y Harpargofito, ambos de origen natural, Árnidol Gel Stick refresca y reconforta la piel después de los pequeños golpes. En formato barra, de forma suave y con movimientos circulares, su aplicación en la zona afectada produce una sensación de bienestar que reconforta y puede repetirse tantas veces como sea necesario.
  • Árnidol roll on: en este caso el árnica se presenta en formato roll-on con bola metálica. surgido de la combinación de Árnica y Harpargofito, su aplicación con el innovador formato de roll-on con bola metálica aporta un efecto de frescor que calma y refresca la piel. Su aplicación, con círculos concéntricos de fuera hacia dentro, calma y suaviza la piel y puede repetirse tantas ocasiones como se precise. 
  • Arnidol Pic: Arnidol Pic -descubre más aquí– reúne los superpoderes del Árnica con los de 6 ingredientes activos de origen natural para proporcionar alivio y frescura a la piel, tras el contacto con un insecto.
  • Arnidol Sun: complemento ideal a la crema de sol, combina las flores de Árnica y la manteca de Karité con filtros solares minerales de efecto barrera inmediato y no absorbibles a través de la piel. Mediante la combinación exclusiva de estos ingredientes activos, Arnidol sun proporciona una muy alta protección UVA y UVB e hidratación especialmente necesaria en caso de pieles sensibles.

Otro diferente modo de presentación del árnica es en formato crema, fácil de aplicar. 

Otros elementos en tu mochila

Más allá del árnica, y los diferentes modos de presentación, -ya sea árnica en barra, árnica en gel o árnica en crema, hay otros elementos que tampoco pueden faltar en cada una de tus escapadas.

  • Una botella de agua.
  • Una pieza de fruta.
  • Algún juego de mesa por si la situación lo requiere.
  • Una gorra para proteger la cabeza en función de la temperatura del momento.
  • Protección solar.
  • Un botiquín básico de primeros auxilios.
  • Ropa de recambio para aquellos imprevistos que, en ocasiones, suelen surgir.

Con todo ello podemos decir que estarás en condiciones de seguir aportando aventuras a tus pequeñ@s como si no hubiera un mañana. Elige tu aventura preferida, haz la mochila y no olvides llevar contigo el árnica en barra, el árnica en gel o el árnica en crema. ¡Qué nadie os detenga a la hora de comeros el mundo!

POST RELACIONADOS

Más artículos
Adaptar la alimentación de tu bebé tras la lactancia exclusiva