• Los golpes más comunes en bebés.
  • Árnica gel y los golpes más comunes

  • Si quieres conocer los golpes más habituales en peques y cómo el árnica te puede ayudar, te dejamos algunas claves que seguro que te resultarán de gran ayuda

Cuando un hijo o una hija entra en nuestra vida, muchas cosas cambian en nuestro día a día. Entre ellas, nuestro gusto y conocimiento cinematográfico, que vive un auge hacia el cine de dibujos animados y el infantil. Si hasta la fecha no has visto muchas películas de este género, prepárate para aprender más de una de memoria. El tradicional maratón de películas que solemos experimentar con nuestros hijos nos lleva a ver películas que quizá nunca hubiéramos imaginado. Quien nunca falta a la cita con el cine infantil es Macaulay Culkin -en su papel como Kevin McCallister- con su recital de caídas, golpes y otras travesuras en ‘Solo en Casa’. Esta película propicia que papis y mamis de recién nacidos suframos como los que más con cada una de las escenas variopintas del film y la cantidad de porrazos que se intercambian los protagonistas.

¿Cuánta árnica haría falta para ayudar a subsanar todos esos golpes? Si tu también te lo has planteado, este es tu artículo.

Si sois de los que habéis convertido la película de comedia en una de terror por vuestro miedo a los golpes, solo advertiros que ya van por la quinta edición de la saga. Sin duda formáis parte de esos padres y madres con superpoderes que tenéis entre vuestras preocupaciones la seguridad de vuestros bebés. Rotundamente sí, este es vuestro artículo.

¿Por qué Arnica?

Aunque hoy en día todavía están lejos de saltar de una planta de la casa a otra; de colgarse del lugar más inhóspito o de hacer del baño un fortín, como el travieso e inquieto McCallister, vuestros ‘peques’ sí deben hacer frente a los golpes más comunes que suceden en esta temprana etapa de su vida y el árnica debe formar parte de vuestro día a día.

LOS PRINCIPALES PELIGROS A LOS QUE DEBEN HACER FRENTE DISTAN MUCHO DE AQUELLOS QUE IRÁN SURGIENDO A LO LARGO DE SU VIDA, PERO NO POR ELLO DEBEN DEJAR DE PREVENIRSE Y CONOCER AL DETALLE

En ese sentido, más vulnerables y propensos a ciertos golpes, los principales peligros a los que deben hacer frente distan mucho de aquellos que irán surgiendo a lo largo de su vida. Pero no por ello deben dejar de prevenirse y conocer al detalle.

¿Cuáles son aquellos golpes más comunes en niños?

Percances habituales

Los contratiempos a los que se enfrentan nuestros niños surgen a raíz de la continua evolución que experimentan en su proceso de crecimiento.

Más allá de los tangibles en forma de desarrollo físico, desde pequeños van adquiriendo habilidades, destrezas y una propia concepción del entorno en el que viven, un elemento que propicia que los riesgos a los que se enfrentan vayan variando en función del período vital en el que se encuentren.

En esa línea, en su etapa más inicial, los bebés están marcados por los conocidos como:

  • reflejos de búsqueda
  • reflejos de succión

Son dos reflejos arcaicos que predominan durante los primeros meses de vida, tal y como explica la Asociación Española de Pediatría. A medida que su crecimiento avanza, la tendencia a mantener las manos cerradas disminuye, empieza a mantener la cabeza erguida y pasa de estar tumbado a gatear e incluso reptar. No vale despistarse.

A pesar de su temprana edad, el ser humano responde a la necesidad de conocer, investigar y averiguar todo aquello que sucede en su entorno y experimentar en cada una de sus acciones. Es en esa etapa de entre los primeros meses de vida hasta los tres años priman los golpes -en cabeza/frente, boca, brazos y piernas, principalmente-, producidos a raíz de caídas y de la propia actividad infantil.

  • Golpes en la cabeza o frente: suelen ser frecuentes en la infancia. Según un estudio de la Asociación Española de Pediatría, “caídas en menores de un año, ¿qué hacemos en urgencias?”, la mayoría de los golpes se producen a raíz de caídas accidentales de lugares elevados en etapas más tempranas; desde su propia altura cuando empiezan a caminar y en acciones cotidianas como montar en bicicleta, patines o similar en edades a partir de los tres años.
  • Golpes en la boca: durante los primeros seis-doce meses de vida, el bebé empieza a gatear y a realizar apoyos con sus manos. Del primer año al tercero, emprende el aprendizaje del caminar, subir escaleras e inicia los primeros juegos de perseguir y correr. En las etapas mencionadas, el bebé todavía no ha adquirido el reflejo de autoprotección y la parte bucal suele quedar expuesta ante cualquier golpe.
  • Golpes en los brazos: las lesiones en el brazo son comunes en los más pequeños y nacen fruto de los movimientos de estos en su necesidad de conocer e indagar todo aquello que les rodea
  • Golpes en las piernas: las magulladuras y moretones suelen tener en las piernas su lugar predilecto. Surgen a raíz de golpes y caídas derivadas de la propia actividad del niño. Por lo general estos moretones no duelen y se curan con el paso de una a dos semanas.

La cuna, las posturas y la habitación son elementos claves a tener presentes en su rutina diaria para evitar muchos de los incidentes. Los golpes más comunes suelen producirse a raíz de caídas ocurridas desde una cama o cualquier lugar alto en el que se deje al niño sin vigilancia, aunque sea una milésima de segundo. Queda claro, por tanto, que dejarlo solo en casa no suele comportar buenas noticias. La familia McCallister puede dar buena fe de ello.

Árnica, el superpoder de los ‘papis’

A pesar de que pongamos todo nuestro empeño en evitarlos, hay ocasiones en que los golpes aparecen y solo queda hacerles frentes. Acompañados de lágrimas y del conocido “te lo dije” o “te lo advertí”, se produce el momento de la verdad en la que los superpoderes de padres y madres entran en escena.

Si Batman tenía su Batmobile, Spiderman sus telarañas y McCallister una imaginación que no dista mucho de la J.K. Rowlling, el gran superpoder de padres y madres se llama Arnidol gel stick y Arnidol Roll on. Un aliado para el cuidado de la piel tras los golpes leves más comunes en niños.

A TRAVÉS DE SU APLICACIÓN, YA SEA EN GEL O CREMA, EL ÁRNICA AYUDA A CALMAR Y SUAVIZAR LA PIEL DE NUESTROS PEQUES, PRODUCIENDO UNA AGRADABLE SENSACIÓN DE BIENESTAR QUE LOS RECONFORTA.

El árnica es una planta -localizada, principalmente, en el centro y sur de Europa- que destaca por sus propiedades para la piel.
El harpagofito, es una planta originaria de Sudáfrica que gracias a los componentes de su raíz puede aportar una agradable sensación de bienestar y confort, posee propiedades que permiten calmar y refrescar la piel. A través de su aplicación, ya sea árnica gel o árnica crema, el árnica puede ayudar a proporcionar una agradable sensación de bienestar.

Autonomía y protección

Más allá del debido amparo surgido de la prevención de los riesgos y de evitar determinadas situaciones, donde los accidentes suelen ser más habituales, una de las claves pasa por instruir a nuestros hijos en cómo deben comportarse de forma segura, haciéndoles conocedores de los peligros existentes y brindándoles la necesitaría autonomía para que comprendan las consecuencias de sus actos a la par que conozcan las formas de proceder más seguras. Combinar autonomía con protección resulta clave en su devenir.

EL CÓMO TRANSMITIRLES ESA NECESIDAD DE IR CON CUIDADO, LA CONFIANZA QUE LES TRANSFERIMOS EN SUS ACTUACIONES Y UNA CORRECTA VALORACIÓN DE SÍ MISMOS PERMITE QUE NUESTROS BEBÉS VAYAN ADQUIRIENDO SEGURIDAD PERSONAL, AUTOCONFIANZA Y RESPETO A LAS NORMAS

Árnica gel y los golpes más comunes

El cómo transmitirles esa necesidad de ir con cuidado, la confianza que les transferimos en sus actuaciones y una correcta valoración de sí mismos permite que nuestros bebés vayan adquiriendo seguridad personal, autoconfianza y respeto a las normas que les hayamos transmitido. Por ende, se deben establecer conductas de comportamientos claras y proporcionadas a la edad de los niños y de las cuales, a medida que su madurez avanza, ellos sean partícipes y puedan tomar sus propias decisiones.

Conocidos los golpes más comunes, solo queda esperar que nuestro bebé sea un pelín menos temerario que McCallister. A decir verdad, que eso ocurra no debe resultar muy difícil.

Arnidol, el gel de Árnica y Harpagofito

Árnidol gel stick: gracias a la combinación de Árnica y Harpargofito -ambos de origen natural- refresca y reconforta la piel después de los pequeños golpes. En formato barra, de forma suave y con movimientos circulares, su aplicación en la zona afectada produce una sensación de bienestar que reconforta y puede repetirse tantas veces como sea necesario.

Árnidol roll on: mantiene los beneficios mencionados anteriormente en el Árnidol gel stick, surgidos de la combinación de Árnica y Harpargofito, pero su aplicación con el innovador formato de Roll-On con bola metálica aporta un efecto de frescor que calma y refresca la piel. Su aplicación, con círculos concéntricos de fuera hacia dentro, calma y suaviza la piel y puede repetirse tantas ocasiones como se precise.

Sea en el formato que sea, Arnidol es el aliado perfecto.

POST RELACIONADOS

Más artículos
Correa para bebés, ¿si o no?