• Beneficios de jugar al aire libre

A los niños les encanta y tiene muchas ventajas. Te contamos por qué es tan beneficioso.

El verano es la época ideal para que tus hijos jueguen al aire libre. La temperatura es buena, tienen tiempo para hacerlo y les gusta disfrutar en la piscina, la playa o el parque. Y, ¿por qué no? De hecho, jugar al aire libre tiene muchos beneficios para los más pequeños. Aquí tienes algunos de ellos:

 

1. Los juegos al aire libre incrementan la actividad física de los niños, favorecen su autoestima y combaten la obesidad infantil, según el estudio “Physical Activity and Body Image in Children”.

2. No le prives de descubrir todo lo que le rodea por miedo a que se ensucie. Necesita jugar con la tierra y caerse muchas veces para aprender de qué es capaz por sí solo.

3. Tu pequeño verá reforzada su resistencia emocional. Hará nuevos amigos y aprenderá a relacionarse con los demás.

4. A medida que se vaya haciendo mayor, las posibilidades de juegos van aumentado. Su psicomotricidad se irá desarrollando y podrá jugar sujeto a unas reglas de juego, disfrutar con los retos físicos y escoger los deportes que más le gusten.

5. Los niños están muchos más frescos y felices en un espacio abierto que encerrados entre las 4 paredes de casa. Déjale disfrutar del verano, aunque intenta buscar zonas en las que no dé el sol directamente.

No te pierdas otros artículos relacionados como Bebés descalzos, ¿bebés felices? y 5 trucos para que tu hijo duerma bien.

Imagen

1.7.jpg

Imagen destacada

1.7.jpg

Imagen promocionado

1.7.jpg

POST RELACIONADOS

  • abril 11th, 2019 |
  • Golpes en la cabeza en la etapa infantil, por Jesús Garrido

  • En contra de lo que piensa la mayoría, los golpes en la cabeza suelen ser menos graves en los niños cuanto menor es su edad. Especialmente mientras las fontanelas siguen abiertas y los huesos no están aún totalmente cerrados. Porque mientras sea así el cráneo es más elástico, tanto para amortiguar el golpe, como para poder dilatarse si hay un aumento de presión en su interior.

  • LEER MÁS >
Más artículos
¿Te apuntas a la crianza ecológica?