¿Chichones cuando empiezan a caminar y correr? Aprende cómo prevenirlos

  • chichones

Los chichones en la frente son un clásico entre los niños cuando empiezan a caminar o incluso cuando ya son un poquito más mayores y empiezan a “correr”. Quieren descubrir el mundo más rápido de lo que corren sus piececitos y esa curiosidad puede terminar en un coscorrón.

Aunque la mayoría queda en un susto, conviene tomar todas las precauciones para evitar que tanto nosotros como ellos nos llevemos un mal rato. ¡Despliega tus superpoderes para proteger a tu pequeño

  1. Cubrir los picos de los muebles. Cuando los niños son pequeños, una simple mesa deja de ser inofensiva. Haz una buena labor de investigación y cubre todos los bordes que crees que podrán causar problemas. ¡Evitarás más de un llanto de tu peque!
  2. Poner barandillas altas o cierres de seguridad en puertas y ventanas. En su afán por explorar su alrededor querrán salir por todos los lados. Aunque pienses que no llegan al cerrojo o que no saben la forma de abrirlo… ¡No te dejes engañar por su carita inocente! ¡Los niños pillan todo al vuelo y aprenderán con solo verte hacerlo un par de veces!
  3. Zapatos justo de su número. ¡No cometas el error de comprarlos “crecederos”! Los zapatos de su talla le proporcionarán sujección y estabilidad. Ahora que está aprendiendo a dar sus primeros pasos necesita más que nunca seguridad en sí mismo.
  4. Calcetines de andar por casa con suela antideslizante. Están a medio camino entre los calcetines y los zapatos. Se quedan con los beneficios de los dos: comodidad, seguridad y transpirabilidad. Los hay muy divertidos e incluso hay colecciones para que papá, mamá y el peque podáis ir a juego.
  5. Evitar que usen el tacatá y vehículos infantiles por suelos irregulares. Se lo pasan en grande haciendo carreras por el pasillo, aunque no tanto los vecinos cuando hacen mucho ruido ;). Cuando la superficie no es segura estos juguetes pueden convertirse en un peligro. No los dejes solos y asegúrate de que realmente son juguetes seguros y que puede utilizar a su edad.
  6. Nunca le dejes solo sobre superficies elevadas. Los cambiadores, tronas o taburetes son nuestros mejores aliados en muchas ocasiones, pero pueden convertirse en un arma de doble filo. ¡No los dejes nunca solos!. No pienses que “solo te vas a ausentar un minuto” ¡Tu hijo va a necesitar mucho menos tiempo para hacerse un chichón!
  7. Ten la casa ordenada. A veces pasamos de un juego a otro  y cuando nos queremos dar cuenta ¡la casa está patas arriba! Para evitar tropiezos con cochecitos, bloques de construcción y muñecos puedes transmitirle el superpoder del orden. Inventa algún juego divertido o haz que asocie el momento de ordenar con una canción animada.

Toda precaución es poca, aunque seguro que no podremos evitar que en algún momento nuestro peque nos sorprenda con un chichón mientras aprende a andar… ¡hay que tener mil ojos!

2017-12-26T12:59:23+00:00marzo 8th, 2017|Categorías: Golpes, chichones y moratones|Etiquetas: , , , |Sin comentarios

¿Tienes algo que comentarnos?