• Arnidol golpes en la cabeza
  • ¿Cómo actuar después de un golpe en la cabeza?

  • Los golpes, chichones y moratones en la cabeza en niños suelen ser frecuentes, es importante que estemos preparados y sepamos qué hacer para calmar y refrescar la zona.

Los golpes en la cabeza son algo normal

Los niños son energía pura y solo quieren divertirse, correr, jugar… Si tienes peques en casa, ¡ya lo sabes! Los ritmos son distintos, las actividades son más activas y hay que hacer malabares para llegar a todo. Y lo más importante, adaptarnos siempre a sus horarios y rutinas.

Cuando tenemos peques en casa, a menudo, se golpean la cabeza, incluso pueden llegar a hacerse un chichón importante. Saber detectar la gravedad del golpe es lo más importante, y normalmente es algo que tenemos que decidir de forma rápida. Es normal tener dudas, al fin y al cabo, somos padres y no médicos. Pero nunca está de más, tener unos conocimientos básicos de cómo actuar.

Tener moratones por el cuerpo es algo muy frecuente en las personas, pero sobre todo en los niños, ya que son muy movidos y el número de golpes en la cabeza que se dan es elevado. Pero la magnitud de esos moratones puede depender de lo que hagamos inmediatamente después del golpe.

Seguro que has estado en el parque con tu hijo, sobrino, nieto y este te ha venido llorando porque se ha caído jugando o se ha dado un golpe en la cabeza.
Todos nos hemos encontrado ante esta situación. Los golpes en la cabeza son muy comunes en el parque, en el cole, en casa, etc. Para curar estos golpes, es importante tener conocimientos de primeros auxilios sobre este tipo de traumatismos. Aquí puedes encontrar los consejos de un pediatra para saber cómo reaccionar correctamente ante un golpe en la cabeza.

¿Cómo debemos actuar frente a una de estas situaciones?

  • El primer paso es mantener la calma para así poder tranquilizar al niño y observar el daño causado con más calma. Tenemos que tener presente que todo lo que hagamos será más útil si lo hacemos con calma y tranquilidad.
  • En segundo lugar, tenemos que evaluar a primera vista si el golpe es grave o superficial. Ya que de eso dependerá que recorramos inmediatamente a un profesional, o que lo solucionemos nosotros mismos. Más abajo puedes ver un listado con qué síntomas deberías ir acudir al médico.
  • Una vez nos aseguramos que la lesión no es grave, es conveniente bajar la inflamación cuanto antes. Muchas veces solemos recurrir a ponerle agua fría, hielo o el truco de la vieja escuela para los golpes: soplar.

Desde la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP)* se recomienda acudir al pediatra si nuestro hijo presenta alguno de estos síntomas después de un golpe en la cabeza:

  • Si el niño está confuso, somnoliento o muy irritable.
  • Empieza a vomitar, de forma repetida.
  • Tiene dificultad para caminar o hablar.
  • Le duele mucho la cabeza en otro sitio distinto del del golpe.
  • Habla o ve mal.
  • Herida en la cabeza que no para de sangrar.
  • Sale sangre o un líquido claro por la nariz o los oídos.
  • Si se ha caído de más de un metro de altura.
  • Tiene una zona hundida en la cabeza.
  • Cualquier síntoma que le preocupe o resulte extraño. Alteraciones del comportamiento.
  • Amnesia de lo ocurrido.
  • Pérdida de conciencia o convulsión.
  • Hematoma alrededor de los párpados o de las orejas.
  • Diferencia de tamaño entre ambas pupilas.
  • Si se sospecha que se ha hecho daño en el cuello.
  • Si no hemos visto cómo se ha caído.
  • Si sabemos que es hemofílico o tiene problemas con la coagulación de la sangre.

En caso de duda, consultar con su pediatra habitual siempre es la mejor opción.

¿Cómo puedo aliviarles el dolor?

Una vez nos hayamos cerciorado que el golpe en la cabeza no es grave, y que este, se va a quedar en solo un chichón y un susto, tenemos que pasar a la acción: calmarles el dolor. Existen diferentes técnicas para bajar la inflamación, suaves y naturales, para este tipo de golpes:

  • Frío: aplicar frío en la zona afectada inmediatamente después del golpe es muy efectivo. Lo ideal es aplicar hielo, pero a falta de hielo, también se puede aplicar agua lo más fría posible. La baja temperatura nos ayudará a reducir la hinchazón y evitará que se extienda la sangre en el interior. ¡Cuidado! Parece una obviedad, pero el hielo está muy frío, y conviene poner algo entre el hielo y la piel, para que el impacto no sea tan grande.
  • Calor: aunque pueda parecer lo contrario a la opción anterior, el frío y el calor a menudo se complementan a la perfección. Pasadas las 24h del momento del golpe en la cabeza, es conveniente aplicar calor en el lugar del golpe, puesto que ayuda a absorber el hematoma.
  • Plantas naturales: las plantas son un elemento natural que puede ser nuestro aliado en infinidad de situaciones cotidianas. Y los golpes en la cabeza de nuestros peques, no son una excepción. Existen varias plantas medicinales para aliviar el dolor y bajar la inflamación después de un golpe: Mentol, Árnica, Lavanda, Harpagofito y hasta Perejil.

A continuación puedes ahondar en los múltiples beneficios del Árnica y el Harpagofito, dos plantas poco conocidas que nos pueden ser de gran utilidad frente a un golpe.

¿Por qué el árnica y el harpagofito son beneficiosos para los golpes?

Árnica

Árnica

El Árnica es una planta que se encuentra en el sur y el centro de Europa. Su flor es amarilla y es la parte que se aprovecha por sus propiedades beneficiosas para la piel. Las características principales del Árnica son suavizar, hidratar y calmar la piel después de su aplicación. Es una gran aliada de los deportistas, puesto que también calma las agujetas. Pero aunque por vía externa hace remitir el dolor, no se recomienda su uso oral.

Harpagofito

Harpagofito

El Harpagofito es una planta originaria de Sudáfrica, concretamente del desierto de Kalahari. Con unos colores muy vivos y unos frutos con cápsulas muy leñosas. La parte más importante para nuestro producto es la raíz ya que esta aporta una sensación de bienestar y confort para nuestra piel. También ha sido utilizada históricamente para calmar desórdenes digestivos leves, como pueden ser las flatulencias o la pérdida temporal del apetito.

Gracias a sus numerosos beneficios, la combinación de ambas plantas nos ayuda a refrescar la zona afectada de los peques cuando se dan un golpe, se hacen un chichón o les sale un moratón. Y a su vez, lo más importante es que les aporta bienestar en la zona afectada aportando frescor y alivio. 

Antes de acabar…

Para finalizar, queremos destacar el hecho de que los golpes en la cabeza en niños son completamente normales. Y, aunque pueden desembocar en algo más grave, normalmente no suelen ser más que pequeños chichones. No es conveniente asustarse ni perder la calma, por mucho que nuestro hijo llore y se descontrole, ya que con la mente tranquila, cualquier persona actúa mejor.

En estos momentos, tener a mano cualquier cosa para desinflamar y calmar el dolor, es importante. Ya que a la vez que alivia el dolor, también distrae al peque en un momento en el que lo está pasando mal. ¡Los golpes no pueden ser un problema en tu día a día!

____________________

*https://www.aepap.org/sites/default/files/educacion_para_la_salud_def.pdf

POST RELACIONADOS

Más artículos
4 cuentos para tu pequeño