• Es importante que introduzcas el gluten de manera adecuada en la alimentación de tu bebé
  • Gluten, cómo introducirlo

Te contamos algunas de las recomendaciones más frecuentes de los especialistas.

Es importante que introduzcas el gluten de manera adecuada en la alimentación de tu bebé
Gluten, cómo introducirlo

Si has tenido un bebé, sabrás qué es el gluten y conocerás la importancia de introducirlo con cuidado en la alimentación de tu pequeño para prevenir la celiaquía (enfermedad causada por una intolerancia a esta proteína). El gluten es un complejo de proteínas que está presente en las harinas de trigo, centeno, cebada y avena y, por tanto, en muchos alimentos que consumimos habitualmente.

¿Cómo y cuándo introducir el gluten en la dieta?

No es fácil de responder. De hecho, las recomendaciones de los expertos sobre cómo prevenir o evitar la celiaquía han ido evolucionando a lo largo de los años, a causa de los múltiples estudios sobre el tema. Te contamos en qué punto nos encontramos y los pasos a seguir:

  1. Existen estudios que aseguran que la lactancia materna protege al bebé de desarrollar intolerancia al gluten, en alrededor de un 40% de bebés que toman leche materna hasta los 2 años. El efecto todavía es mayor en aquellos que siguen con la leche materna después de haber introducido el gluten en su dieta. Parece ser que la causa se encuentra en que la leche materna limita la cantidad de gluten recibido y protege ante infecciones intestinales.
  1. Por lo general, los especialistas recomiendan empezar a introducir el gluten antes de los 6 meses de vida. Durante las primeras semanas de introducción, las cantidades deben ser muy pequeñas e ir aumentando de manera progresiva. Puedes hacerlo dándole una corteza de pan para que la muerda, una cucharadita de sopa tipo maravilla (ojo, sin huevo) o si toma papilla de cereales sin gluten, añadirle una cucharada con gluten al día.
  1. Lo ideal, si se puede, es seguir con la lactancia materna al menos un mes después del primer contacto con el gluten.
  1. De manera progresiva, debes ir aumentando la dosis de gluten hasta normalizar su consumo y tomar alimentos con gluten de manera habitual.

Y, sobre todo, si tienes cualquier duda, consúltalo con tu pediatra. Es tu mejor asesor.

Si quieres saber más cosas, sobre alimentación infantil, dale un vistazo también a Los mejores alimentos para el desarrollo de tu hijo y Huesos fuertes desde el primer día.

POST RELACIONADOS

Más artículos
5 trucos para que tu hijo coma bien en verano