• Manos del bebé
  • Cómo mueve sus manos tu bebé

Las manos de tu bebé no dejan de progresar desde que nace. Te contamos cómo evoluciona.

Sin prisa pero sin pausa. Así es la evolución de las manitas de los bebés. Un recién nacido sólo es capaz de hacer movimientos poco precisos, pero en poco tiempo te sorprenderán sus progresos: pronto será capaz de coger y soltar objetos que llamen su atención, más tarde se los llevará a la boca y al cabo de unas semanas ya será capaz de hacer virguerías con los deditos. Impresionante, ¿no? Te contamos paso a paso los progresos de las manos de los bebés durante el primer año de vida.

Durante el primer mes: desde que nace hasta aproximadamente las 5 semanas de vida, el bebé mantiene la mayor parte del tiempo las manos cerradas.

A partir de las 6 semanas: intentará tirar de una mano utilizando la otra.

A las 8 semanas: ya puede abrir y cerrar los dedos.

A las 12 semanas: cada vez el control de las manos es más preciso. Intentará golpear los objetos que tenga a su alcance, jugará y investigará cómo funcionan.

A las 15 semanas: empieza la coordinación entre ambas manos. Las usará conjuntamente para coger todo lo que tenga a su alrededor. Todavía con torpeza, pero ya empezará a usar toda la mano.

A las 20 semanas: el reflejo de prensión palmar se irá fortaleciendo. Se llevará a la boca los objetos que más le gusten para seguir la exploración con la lengua y los labios.

A los 7 meses: la precisión aumenta y ya puede jugar con bloques y piezas de construcción. Ahora incluso puede coger objetos y tirarlos cuando quiera. ¡Prepárate para ver volar objetos!

A los 8 meses: tu peque va mejorando día a día. Ya podrá empezar a alimentarse sólo y sujetar su biberón. A partir de ahora, su destreza progresa a pasos de gigante. Es probable que empiece a dar palmas, señalarlo todo y divertirse con sus manitas.

A los 10 meses: empezará a usar los dedos por separado. Es un gran avance, ya que le permitirá usar el pulgar y el índice para agarrar objetos, haciendo el famoso movimiento de pinza.

A los 12 meses: ya podrá pasar las páginas de un libro, apilar juguetes, tirarlos o comer con cuchara.

Y a partir de aquí, será un no parar. Todos los movimientos descritos se irán perfeccionando, demostrando día tras día un control más preciso.

Y una curiosidad: ¿Sabías que las huellas dactilares del bebé aparecen ya entre el tercer y quinto mes del embarazo? Son únicas y permanecen idénticas durante toda la vida. Sus manos y dedos crecerán, pero estos patrones se mantienen intactos.

 

POST RELACIONADOS

Más artículos
Imprescindibles para protegerse del sol de primavera