• crisis de lactancia
  • Las crisis de lactancia, ¿cómo actuar?

  • ¿Cuántas son? ¿Cuándo suceden? Te contamos todo lo que has de saber

La lactancia materna es sin duda un momento de conexión maravilloso entre tu bebé y tú. Pero no siempre es fácil de llevar. Hay momentos en los que pueden ocurrir las famosas «crisis de lactancia»  o “brotes de crecimiento”, que pueden hacer que la situación se complique un poco más de lo necesario. ¿Sabes cómo afrontarlas? Te contamos qué son y cómo puedes gestionarlas.

Qué es una crisis de lactancia

Es importante explicar cómo funciona la lactancia en el cuerpo de una mujer. Pero antes de nada, ¿sabías que la producción de leche se regula mediante la demanda del bebé? Cuanto más toma el pecho el bebé, más leche produce la madre. No hay duda de que la leche es el mejor alimento que puede tomar el bebé durante sus seis primeros meses de vida. Como decíamos antes, la lactancia materna no siempre es fácil de sobrellevar, a veces se pueden sufrir altibajos y esto hace que nos preguntemos, ¿cuánto dura una crisis de lactancia? Te lo explicamos más abajo.

Las crisis de lactancia son momentos en los que, por diferentes motivos, los bebés no parecen estar satisfechos o incluso parecen estar incómodos mamando. El comportamiento de tu bebé en torno al pecho cambia. Puede que esté más inquieto, que quiera mamar continuamente, que llore más o que duerma menos, que se distraiga con cualquier ruido, que se agarre y lo estire… Infinidad de cosas que pueden llegar a desconcertar a las madres en muchas ocasiones. Incluso puede llevarles a dejar la lactancia.
qué es una crisis de lactancia

¿Cuántos tipos de crisis de lactancia hay?

A lo largo de su vida, los bebés pueden pasar por diferentes crisis de lactancia. A continuación te hablamos de las más significativas.

Crisis de los 17-20 días

Durante los primeros días los bebés suelen mantener ciclos muy regulares de sueño y comidas. Sin embargo, durante su tercera semana de vida, los bebés necesitan más alimento y su comportamiento cambia. Es una señal clara de crecimiento. Los bebés pueden comer cada 30 minutos, de hecho, se pegan 2-3 días pegados al pecho de su madre. Lloran desesperados si no tienen el pecho en la boca o, aunque regurgiten, quieren seguir mamando. Y a veces surge la duda de si la madre tiene suficiente leche. Si tu bebé tiene estos síntomas, tenlo claro: la primera crisis de lactancia ha comenzado.

Serán unos días muy intensos para la mamá. El bebé necesita aumentar la producción de leche y por eso, mamará sin descanso hasta que se regule en función de su apetito. Pero, tranquila, no durará mucho tiempo. Una vez que cumpla su objetivo,  volverá a hacer tomas más espaciadas y la lactancia retomará su curso más tranquilo.

Crisis de lactancia del mes o las 6-7 semanas

qué es una crisis de lactanciaLa segunda crisis de lactancia aparece durante el mes y medio de vida del bebé. ¿Y cuáles son los motivos? El niño crece y necesita más volumen de leche. Incrementará la demanda de nuevo y se mostrará nervioso y tenso a la hora de comer. Esta crisis coincide con un momento en el que la composición de la leche cambia de sabor también: pasa a ser más salada. Y eso a algunos bebés no les gusta mucho. Como en la crisis anterior, pasados unos días todo volverá a la normalidad.

Crisis de los 3 meses

Esta quizá sea la crisis de lactancia más delicada y compleja, aunque también es la más conocida. Afecta tanto a la madre como al bebé y la situación tarda un mes más o menos en encauzarse.

¿Sabes cuáles son los síntomas que la caracterizan? Básicamente giran en torno a un aparente “rechazo” del bebé por la lactancia: ya no pide tanto pecho, las tomas son mucho más breves, se distrae con cualquier cosa y deja de comer… En realidad, lo que ocurre es que ya se han vuelto profesionales de la succión y en escasos minutos pueden extraer toda la leche que necesitan.

Además, a partir de esta edad, se producen muchos cambios en el cerebro del bebé: su visión y su oído mejoran de manera espectacular. El mundo es nuevo para ellos y se distraen con una mosca. Por si fuera poco, el cuerpo de la madre también cambia: tarda mucho menos en fabricar leche.

Para evitar que el bebé se distraiga, se recomienda darle el pecho en un entorno tranquilo. Piensa que todo lo que ve es nuevo para él.

Crisis del año

Esta crisis de lactancia se produce porque los bebés comienzan a crecer de forma más lenta y, por tanto, la ingesta de alimentos también desciende. Pero la leche materna sigue siendo nutritiva y adecuada para los niños a partir del año. Eliminar la lactancia para intentar que coman un poco más lo único que consigue es que el bebé reciba menos alimento. Esta crisis termina a los 15-18 meses, cuando la velocidad de crecimiento vuelve a aumentar.

Qué hacer si tu bebé está en una crisis de lactancia

La paciencia es la clave para controlar una crisis de lactancia. Ten presente que se trata de una situación temporal y que tal como vino,  se irá. Por aquí te dejamos algunos consejos para gestionar con tu bebé una crisis de lactancia.

No fuerces al niño

Deja a tu bebé que mame todo el tiempo que quiera, sin miedo. Pero, si no quiere, no le fuerces a mamar. Podrías acabar consiguiendo el efecto contrario y que el bebé rechace el pecho.
qué es una crisis de lactancia

Da el pecho en penumbra

Trata de darle el pecho a oscuras  y en silencio, en un ambiente cálido y tranquilo. Evitarás estímulos externos si tu bebé está en plena crisis de lactancia. De esta forma, el peque focalizará su atención en comer.

No esperes demasiado

Darle el pecho al bebé para que no llegue a un punto de ansiedad y desesperación. Recomendamos anticipación ante todo y ponérselo en el pecho antes de que empiece a llorar.

¿Conocías todas estas crisis de lactancia? ¿Tienes algún truco para superarlas?

POST RELACIONADOS

Más artículos
Cómo hablar de sexo con mi hijo por Mamen Jiménez