• Disfraces que cuestan poco

En Arnidol queremos que tú también disfrutes de las fiestas de disfraces de tus niños y que vestirlos te cueste lo mínimo, por eso hemos recopilado algunas ideas para que les hagas el disfraz en casa. Y es que la sencillez no está reñida con la originalidad. ¿A que están graciosísimos? ¡Serán el alma de la fiesta!

Máquina de chicles

¿Recuerdas la máquina con una esfera de vidrio que contenía bolas de chicles de distintos colores y sabores? Seguro que más de una vez tus niños se han quedado absortos mirando una de estas máquinas de chicles.¿Quieres triunfar en la próxima fiesta? ¡Disfrázales así!
La manera más elaborada de realizar este disfraz es como lo explica el blog Inchmark. Necesitarás una falda roja y una camiseta del mismo color; fieltro gris, blanco y negro; un bol grande de plástico transparente y otro más pequeño; un plato de plástico del mismo tamaño que el bol grande; un gorro de lana rojo y bolas de chicle grandes.

  1. Con el fieltro, haz los componentes de la máquina (el precio de cada bola de chicle, la ranura por la que saldrían y la palanca).
  2. Pega el bol pequeño al centro del plato y tras rellenar el bol grande de bolas de chicle, pégalo también sobre el bol pequeño. Esta es la estructura que se colocará en la barriga.  
  3. Confecciona una cinta decorativa roja para ponerla alrededor del bol y hacer el soporte con el que el niño llevará los chicles.
  4. Ponle un gorro rojo para simular la parte superior de la máquina.

Hay otra manera alternativa e incluso aún más sencilla de hacer este disfraz. Necesitarás una bolsa de plástico grande y transparente, cartulinas y globos de colores. Con las cartulinas, haz la parte de debajo de la máquina. Rellena la bolsa de plástico con los globos de colores y engánchala al cuello de los niños. ¿A que están para comérselos?

 

Peter Pan

Tanto para niños como para bebés, el disfraz de Peter Pan es uno de los más recurrentes y divertidos. Sin embargo, no hace falta que lo adquieras en una tienda; si tienes algo de habilidad con la máquina de coser… ¡puedes hacerlo tú mismo, como propone el blog Make it love it!

  1. Empieza doblando una tela tipo forro de color verde por la mitad. Esta será el blusón de tu pequeño Peter Pan, así que asegúrate de que tiene las medidas adecuadas. En el centro de la parte superior recórtale el cuello en forma de ‘V’, más pronunciado por la parte de delante que por la de detrás. Cose los extremos de la tela. ¡No te haría falta ni diseñar un cierre! Pero si quieres algo “más profesional”, puedes cortar la parte trasera de la tela por la mitad y coserle velcros como cierre para ajustarla más al cuerpo de tu hijo.   
  2. Dejando el blusón suficientemente ancho para ponerlo al final con un cinturón, corta las mangas a la tela y recórtalas en picos. Haz lo mismo en la parte inferior  de la tela.
  3. Si sabes cómo diseñar unos pantalones con la máquina de coser, hazlos tipo leggins y de un verde algo más oscuros que la tela. Si no, tal vez puedas comprarlos en alguna tienda.
  4. Para hacer el sombrero de Peter Pan, lo más fácil es cortar la tela marrón que hayas elegido (preferiblemente del mismo tipo que el traje) en forma de triángulo escaleno, en el que el lado más corto será la parte de atrás, el opuesto la de delante y la base, que ha de ser curva, se convertirá en la apertura por la que el niño meterá la cabeza. El triángulo debería tener, además, un pico redondeado. Para hacer el ala, corta otro triángulo escaleno en el que la parte más larga, casi recta, irá cosida a la base del anterior triángulo. Así, al doblar este último triángulo de tela hacia arriba, ya lograremos dotar al sombrero del efecto de ala. Para acabarlo bien, cose la parte trasera del sombrero con el ala doblada, así no se desdoblará. Si quieres que sea más cómodo, engancha una goma elástica para que tu pequeño pueda saltar y corretear sin preocuparse de que el gorrito se cae. Añade al conjunto una pluma roja, que situarás en la doblez lateral del ala y que también puedes coser.

 

Con un cinturón y una espada corta de juguete que compres en una tienda o que hagas tú mismo con tela y algo de imaginación…¡ya tendrías un disfraz simpatiquísimo! Si tu hijo tiene cierta edad, podrás involucrarle en su realización para que el disfraz adquiera incluso más valor ¿A que disfrazado de Peter Pan, te gustaría que tu hijo fuera eternamente un niño?

 

Clark Kent, el superhéroe bajo el traje

Probablemente uno de los disfraces más exhibidos por niños es el de Superman: calzoncillos, capa, botas rojas y camiseta azul con la archiconocida ‘S’ dentro de un pentágono. Sin embargo, hay una versión más sencilla y sorprendente. ¿Qué tal si tu hijo se convierte por un día en Clark Kent, el alter ego? ¿Quieres verle convertido en un apuesto periodista que oculta, bajo una apariencia normal, sus superpoderes?

 

  1. Únicamente necesitarás una camiseta azul con el logo de Supermán.
  2. Con una camisa, una americana y una corbata viste al peque como una persona mayor de traje, con la camiseta de Superman debajo. 
  3. Consigue unas grandes gafas de pasta (las gafas con las que Clark Kent ocultaba su super-visión) y con un poco de gomina, retuerce un mechón del flequillo del niño para acercarle aún más al verdadero personaje. ¡Ya tienes a tu hijo listo para salvar el mundo!

¿Y tú? ¿Has hecho algún disfraz a tus hijos con el que te los comerías? ¡Compártelo!

Imagen

134977160-res.jpg

Imagen destacada

dest-134977160-res.jpg

POST RELACIONADOS

Más artículos
Acampar com os filhos