• El deporte y los golpes en la cabeza en niños

Ha llegado la vuelta a la rutina y con ella, todo un mundo de actividades y sensaciones que parecían olvidadas. Los más peques han perdido el hábito de madrugar, de las tareas que tienen que hacer por las tardes, de tener que separarse de la familia durante el día… El mismo asunto que cada septiembre.

Pero, aunque al principio piensen que volver al cole son todo desventajas, vuelven a casa con cientos de historias que contar, porque han vuelto esos recreos tan especiales, los partidos con los amigos, las historias de verano que inspiran al resto de compañeros.

En ese momento en el que ellos te cuentan con emoción el nuevo juego que han aprendido, en el que se tiran una pelota unos a otros, te salta una alarma que dice: “peligro”. Todo lo que para ellos es un juego, a ti te suena a las causas de la mayoría de los pequeños golpes en la cabeza en niños.

Por si no fuera suficiente con el colegio, todas las actividades de después se centran en seguir haciendo esos juegos que has empezado a ver como un peligro, ya sea en extraescolares o en el parque. Pero tus peques solo quieren seguir y seguir practicando. Fútbol, baloncesto, algo que llaman… ¿balón envenenado?, rugby… Todo te suena a lo mismo: golpes en la cabeza en los niños.

Los más habituales: golpes en la cabeza en niños jugando con pelotas

Lo primero y más importante de todo es tener en cuenta que los niños juegan, se divierten, aprenden e, inevitablemente, se dan golpes en la cabeza. El ejercicio es fundamental, por eso también tienes que incentivarlos a que lo practiquen. Sin embargo, existen deportes que disminuyen la probabilidad de golpes en la cabeza en niños.

Algunos de los deportes que más practican los niños y las niñas cuando están con sus amigos tienen como elemento principal una pelota. Juegan al fútbol, al baloncesto, balonmano, voleibol… es muy común que en estos deportes intenten dar con la cabeza al balón, o incluso se den entre dos personas un buen coscorrón.

Algunos de los golpes en la cabeza en niños más comunes cuando se practican deportes con pelota pueden ser los siguientes:

  • Cuando, directamente y sin querer, la pelota va a parar a la cabeza del niño. El golpe dependerá de la fuerza con la que se lanzó el balón, y también la consecuente reacción, claro…
  • Cuando son ellos mismos quienes deciden darle a la pelota con la cabeza… Los toques de cabeza son los preferidos entre los más pequeños. Les hacen sentir estrellas del fútbol, logran hacer algo increíble para ellos, pero, sin embargo, es una práctica poco recomendable entre niños. En edades tempranas los músculos de la cabeza y el cuello no están todavía lo suficientemente preparados para ese impacto.
  • Es posible que dos vayan a por una misma pelota y el resultado no termine siendo precisamente agradable para sus cabezas, que chocan y ocurre un dos por uno.
  • Pequeños accidentes más bien tontos que terminan con un pequeño golpe en la cabeza para los niños como pisar el balón, mirar para otro lado y chocar con algo o con alguien, tropezar…

Algo muy importante que tus niños tienen que aprender es que no tienen que dejar de hacer deporte porque ocurran algunos golpecitos de vez en cuando. Existen maneras de evitarlos,  como haciendo un deporte con menos riesgo.

Utiliza el deporte como una herramienta para que se puedan desarrollar física y personalmente, como por ejemplo con las artes marciales, la natación sincronizada o el atletismo. Son deportes que exigen disciplina o autocontrol, entre muchas otras características. Permite a tus peques tener la iniciativa de elegir qué deporte quieren practicar.  

El deporte, jugar en equipo y divertirse es fundamental en el desarrollo infantil, por eso es recomendable que te asegures de que no cogen miedo. Para ello, puedes enseñarles a evitar algunos de esos pequeños golpes. ¿Cómo? ¡Te lo contamos!

Cómo evitar los golpes en la cabeza en niños cuando practican deporte

No hace falta que cubras a los niños con film alveolar cuando van a jugar un partido con sus amigos. Basta con que sigas – y les enseñes a seguir – algunas precauciones para evitar que los pequeños accidentes se conviertan en grandes sustos.

  • Utiliza un equipo adecuado al deporte que va a practicar, que sea de su talla y con el que pueda sentirse a gusto. Enséñale la importancia de utilizar cascos o rodilleras, por ejemplo, cuando son recomendables.
  • Asegúrate que el lugar donde van a jugar y practicar el deporte está en buenas condiciones, y haz que sigan tu ejemplo. Que no haya piedras en medio de la pista donde van a patinar o pequeños socavones en el campo, por ejemplo.
  • Prepáralos para el deporte: explícales la importancia de no utilizar la cabeza para darle a la pelota, enséñales a cómo tienen que caer si van con los patines y precauciones básicas como procurar siempre mirar hacia el lugar donde se dirige en vez de a otro lado.
  • Es muy importante que entiendan que no es más que un juego y que, más que ganar o perder, lo importante es divertirse, aprender y pasar un buen rato. De esta forma evitarás la competitividad que, a veces, puede llegar a no centrar la atención en los peligros.

Dependiendo de la edad de tus hijos, cuando consideres que son lo suficientemente responsables para ello, puedes enseñarles algunos pasos básicos para calmar un golpecito, como por ejemplo utilizar hielo o las barras para golpes de niños.

A pesar de que sepan algunas respuestas básicas tras los pequeños golpes, recuerda que siempre tiene que haber un adulto supervisando el juego. Pero, ¿cómo se tiene que actuar tras los pequeños golpes en la cabeza en niños?

  

Superguía para los golpes en la cabeza en niños

Cuando esto ocurra, tenemos para ti una superguía para saber cómo actuar ante los golpecitos en la cabeza en niños.

  1. Calmar al peque, lo primero. Trata de calmar al pequeño accidentado de la forma que mejor sabes, eres la supermami o el superpapi, en eso nadie te gana.
  2. Mientras lo calmas, observa el golpe en la cabeza del niño, es normal que se empiece a inflamar o la zona esté enrojecida.
  3. En caso de que el pequeño muestre síntomas de mareo, visión borrosa o la herida esté abierta, acude inmediatamente al médico.
  4. Observa al niño en las siguientes 48 horas y acude al pediatra si presenta vómitos, duerme más de lo habitual, si tiene un dolor de cabeza muy intenso o cualquier comportamiento diferente que pueda preocuparte. El pediatra sabrá guiarte, tranquilizarte y ayudarte a superar el pequeño susto.

Los pequeños golpes en la cabeza en niños son la parte más amarga del momento de diversión, pero eso no tiene que pararles. El ejercicio y los juegos son fundamentales en el desarrollo físico, mental y personal de los niños. Y tus peques, ¿lo tienen claro ya?

POST RELACIONADOS

Más artículos
Buenos usos de las tecnologías con niños