• En busca del tesoro en Bretaña

– ¿Estáis buscando unas vacaciones culturales y divertidas para toda la familia? Arnidol os propone un viaje a Bretaña.
– Podréis seguir la pista de los piratas en Saint-Malo, descubrir los juegos populares bretones o pasar la noche en el país de los Elfos.

 

¿Os gustan los viajes auténticos y con mucho encanto? La región de Bretaña hará soñar a mayores y pequeños. Si a tus hijos les gustan el capitán Garfio y Jack Sparrow, alucinarán con Saint-Malo y sus fortificaciones. Podrán revivir su pasado lleno de piratas y corsarios por sus caminos de ronda. ¡Que empiece la aventura!

 

En busca del tesoro en Bretaña

¡Al abordaje!

  • Esta región francesa se extiende desde el estuario del Loira, al Sur, hasta la Bahía del Monte Saint-Michel, al Norte. Uno de los mayores atractivos de la región para los niños son los piratas. Si tus hijos se vuelven locos con el capitán Garfio y Jack Sparrow, ésta es tu oportunidad para cumplir sus sueños: regálales un día en el país de Surcouf. Si nos remontamos al siglo XVII, encontramos una Bretaña llena de corsarios, que traían en sus bodegas víveres y piedras preciosas, y piratas, que iban en la búsqueda del tesoro en tierras lejanas.

  • De aquella época nos queda el Castillo del Taureau, las fortificaciones Vauban de Saint-Malo, Camaret o Brest y las casas típicas llamadas “malouinières”. Las vistas son impresionantes. Como si de un barco encallado se tratara, las murallas de Saint-Malo se alzan junto a la playa y el puerto. La silueta de la ciudad es muy característica. Podéis recorrer, a modo de excursión, el camino de ronda y disfrutar de las vistas.

 

¡A jugar!

  • Y no olvidéis reservar un tiempo para el juego con vuestros peques. Casi un centenar de juegos tradicionales para pequeños y no tan pequeños: el tejo, la bola galesa, el birinic, el lanzamiento de balas de paja o de herraduras. Si os gusta descubrir nuevos juegos, tenéis que alojaros en el Albergue de los Viajugadores. Un alojamiento tan peculiar como divertido, en el que podréis jugar a más de 400 juegos de todo el mundo.

  • Si lo que os apetece, en cambio, es un alojamiento con un poco más de magia, os tendréis que dirigir al país de los Elfos. Las Cabañas de las Leyendas del País de Brocelianda. Se trata de un viaje que empieza a varios metros de altura del suelo. Podréis pasar una noche en la casa de Merlín y el Rey Arturo o en la Cabaña Encantada en forma de seta, en medio del bosque. Por la mañana, los cantos de los pájaros os despertaran.

 

Probar cosas nuevas

  • Cada día es día de mercado en Bretaña. Los jueves, en la plaza Du Guesclin, en Dinan, cada viernes, delante de la muralla de Concarneau, los sábados le toca a la plaza des Lices de Rennes, y así sucesivamente… Pasad por alguno de estos mercadillos semanales donde se encuentran productores y artesanos con las especialidades de la región. Una recomendación: no os perdáis la popular crepe salada con salchicha o el kouing-amann. ¡Os encantarán!

  • Otra opción de alojamiento la tenéis en las granjas preparadas para el turismo. Los agricultores os recibirán en su casa y “viviréis” con ellos durante unos días. Podréis participar en sus tareas diarias y aprender el oficio. Si os gusta el campo, probad a ayudar con la cosecha, dar de comer a los animales o preparar una mermelada.

  • Si lo que queréis es descubrir la memoria viva de Bretaña, acercaros a sus museos: de Bellas Artes, provinciales, centros culturales, … Concentran la herencia de la memoria colectiva de la región, a través de sus obras. Si a vuestros peques les interesa la arqueología, la escultura o la fotografía, dedicad una mañana a visitar alguna exposición, moderna o contemporánea. La que prefiráis.

 

Para los más artistas

  • El teatro está muy presente en las calles bretonas. Encontraréis más de 200 compañías: 70 de arte de calle y más de 30, de danza contemporánea. La verdad es que Bretaña tiene un impulso creativo importante y cuenta con muchos festivales creativos alrededor del arte de la palabra y el movimiento. Si se celebra alguno en el momento de vuestro viaje, no lo dudéis.

  • Si no, encontraréis todavía más propuestas: el Teatro Nacional de Bretaña de Rennes, el Centro Coreográfico Nacional, el Centro Dramático de Bretaña de Lorient o el Quarz de Brest os mostrarán también un ejemplo del arte de la región.

¿A qué esperáis para empezar la aventura?

 

Imagen

170082733.jpg

Imagen destacada

170082733.jpg

Imagen promocionado

170082733.jpg

POST RELACIONADOS

Más artículos
5 apps didácticas para niños