• cómo proteger la escayola del agua
  • En verano con escayola, ¿ahora qué?

  • ¿Sabes cómo proteger una escayola del agua? ¿Y qué hacer si a tu peque le pica?

¿Tenías ganas de que llegara el ansiado verano, verdad? Y con tan mala suerte que tu peque ha tenido una lesión muscular o una fractura de hueso y ahora lleva el brazo escayolado. Cuando no se ha podido evitar la caída y has tenido la mala fortuna de que tu peque  se fracture un hueso llega la inevitable escayola o yeso. El dolor y la recuperación es sin duda la peor parte de la escayola, pero tendrá que pagar algunos peajes más. Piensa en lo incómoda que resulta. A tu peque, sobre todo si es pequeño, le limita mucho los movimientos. Y dependiendo de la parte del cuerpo en la que tenga la fractura de hueso, podrá tener otras complicaciones: para comer,  para ducharse o, incluso, para vestirse.

En verano es especialmente molesta: el calor y el tiempo libre no son siempre un buen aliado. Pero ya sabes, al mal tiempo, buena cara. Aquí te dejamos algunas ideas para perfeccionar tus superpoderes y aliviar un poco los días que deberá llevarla puesta.cómo proteger la escayola del agua

Qué es el método PRICE

Es más normal de lo que piensas que los niños puedan padecer una lesión muscular: al fin y al cabo, no paran de moverse y de practicar actividades deportivas. ¿Sabes que es un desgarro muscular? Según bupasalud.com, una rotura o tirón muscular se produce cuando un músculo a un tendón se estira demasiado o se rompe. Si tu pequeño explorador adora el deporte, seguro que el miedo a una lesión ha pasado por tu cabeza alguna vez. Si te preguntas qué hacer tras  una lesión muscular, sigue leyendo porque te contamos en qué consiste el método PRICE.

El método PRICE es un sistema de atención temprana que se define por sus siglas en inglés:

  • Protección. Lo primero que debes hacer ante una lesión muscular es proteger la lesión de daños posteriores. Hay que parar de jugar y preservarla con almohadillas o protectores. Si parece que hay fractura hay que llamar a emergencias y no manipular la zona afectada.
  • Reposo. Hay que descansar y darle al músculo el tiempo para recuperarse durante 48 y 72 horas. Después, se recomienda reanudar poco a poco el movimiento para no perder demasiada fuerza muscular.
  • Hielo (Ice). Aplicar hielo durante 15 o 20 minutos aliviará el dolor y reducirá la hinchazón. Recuerda que es importante preservar la piel del frío directo, porque puede llegar a quemarla. Coloca el hielo dentro de un paño para no llegar a hacer ninguna quemadura sobre la piel.
  • Compresión. El siguiente paso consiste en aplicar un vendaje compresivo que ayudará a contener la inflamación. Habrá que comprobar periódicamente que la hinchazón no avanza o que la venda se haya soltado. Para otro tipo de vendajes, como el adhesivo, es necesario estar cualificado, ponte en manos de un profesional para ello.
  • Elevación. Si elevas el miembro afectado por encima del corazón facilitará el retorno y aliviarás la inflamación.

Llama a urgencias

Es importante tener en cuenta que, ante la  mínima sospecha de gravedad, es necesario llamar a urgencias. Incluso después de aplicar el método PRICE hay que pasar por el médico para que descarte que esa lesión muscular sea más seria de lo que parecía a simple vista.cómo proteger una escayola del agua

Cómo cuidar una escayola para niños

Es normal que te pongas nervioso si tu peque sufre  lesiones o fracturas pero, ¡que no cunda el pánico! Connecticutchildrens.org  explica que la mayoría de los peques se recuperan sin ningún inconveniente. Aunque la fractura pueda doler y el yeso o la escayola para niños puedan resultar incómodos. Por aquí te dejamos unas cuantas ideas para cuidar las escayolas infantiles:

Evita mojar la escayola

Con el calor, la playa y la piscina son muy apetecibles, pero como sabes, la escayola no se puede mojar. Si se humedece, puede dejar de cumplir su función. Hacerte con una funda especial para proteger las escayolas puede ser buena idea. Las hacen estancas, así no se corre el peligro de estropearla. Aunque te hagas con una, no es conveniente que sumerja totalmente la escayola en el agua. Sumergirse hasta el brazo, si es lo que se ha roto, o jugar a salpicarse, pueden ser buenas alternativas. Una vez que haya acabado de jugar con el agua, anímale a dejar la escayola al aire para evitar que la condensación del sudor la estropee. Si el yeso se mojara por accidente, sécala con un secador.  Según mayoclinic.org, un yeso húmedo puede provocar infección o irritación al estar en contacto directo con la piel. Mejor prevenir.

cómo proteger la escayola del agua

Mantén el yeso en buen estado

El picor es otro de los grandes males de las escayolas y el calor no ayuda a evitarlo. Nunca hay que introducir nada en la escayola, aunque sienta picor y sea una tentadora forma de aliviarlo. Por un lado, puede estropear la escayola; por otro, puede hacerse daño en la piel. Tampoco se recomienda introducir polvos de talco o lociones para aliviar el picor. Lo mejor es intentar distraer a tu hijo, rascarle suave por fuera de la escayola o incluso darle aire con un ventilador o un secador en modo frío.

El tiempo, por suerte, pasa rápido y en poco tiempo estará saltando y corriendo de nuevo. Con tus superpoderes esto pasará pronto, así que esas lesiones musculares y posibles fracturas no ensombrecerán vuestro verano.

POST RELACIONADOS

Más artículos
Claves para aprender a hablar