• Enséñale a cepillarse los dientes

Incorpóralo en su rutina diaria a partir de los 2 años para una correcta higiene bucodental.

Tu hijo, ¿se cepilla los dientes todos los días? El cepillado de dientes es un hábito imprescindible para mantener una correcta salud bucodental desde bien pequeño. De hecho, la higiene oral en el bebé empieza muy pronto, incluso antes de que hayan salido los primeros dientes. Durante los primeros meses de vida, para eliminar las bacterias que pueden anidarse en las encías, puedes pasar una pequeña gasa remojada con agua a lo largo de la línea donde saldrán los dientes.

Cuando aparezcan los primeros dientes, ya puedes pasarte al cepillo, aunque durante los 2 o 3 primeros años de vida, deberás ser tú quién lo manipule y sin usar crema dental. Con agua es suficiente durante el primer año de vida. A partir de los 2 años puedes empezar a introducirle el hábito en su rutina. Aquí tienes algunos consejos:

  1. Empieza con un cepillo dental pequeño. En farmacias o grandes superficies encontrarás cepillos de dientes infantiles adaptados a su diminuta boquita. Al principio usa pasta dental en muy pequeñas cantidades (para que te hagas una idea: con el tamaño de un grano de arroz tienes más que suficiente). Y si es posible, que contenga fluor, un mineral que refuerza el esmalte dental haciéndolo más resistente a las caries.
  1. Aunque las recomendaciones generales hablan de 3 cepillados al día, no te obsesiones con ello. Más vale un buen cepillado al día que dos o tres mal hechos. Sobre todo al principio, acompáñale siempre. Todavía no domina la técnica del cepillado y es posible que lo haga de manera demasiado superficial. Aunque sólo lo haga una vez al día, antes de ir a la cama por ejemplo, dedica unos minutos a supervisarlo y asegurarte que elimina bien las impurezas de los dientes. Más adelante, ya podrá hacerlo solo, quizás a partir de los 3 o 4 años.
  1. Predica con el ejemplo. Si insistes constantemente en la importancia de un buen cepillado de dientes diario pero ve que tu no lo haces, no servirá de mucho. Además, sabes perfectamente que a tu peque le encanta imitarte. Eres su modelo a seguir. Así que, ¿por qué no lo hacéis juntos?

Dale un vistazo también a Piojos, ¿cómo prevenirlos y Qué hacer ante las enfermedades más comunes de los niños.

 

 

POST RELACIONADOS

Más artículos
Cómo preparar la maleta de verano