Enséñale a portarse bien

  • portarse bien

Seguro que más de una vez te has preguntado qué tipo de persona quieres que sea tu hijo en el futuro y si le estás educando en consonancia. Le enseñas a portarse bien y puede, incluso, que hayas recibido alguna crítica de tu círculo más estrecho porque le consientes demasiado o porque eres demasiado estricta. Sea como sea, tienes que saber que tu hijo está en una etapa importantísima en la que empieza a definir su personalidad y su identidad… ¡y tu papel como madre es fundamental!

Con la ayuda de Laura Cuadrado, psicóloga infantil y juvenil de ISEP (un importante centro español de formación e intervención clínica en ámbitos psicológicos, pedagógicos y de la salud), ¡te damos algunas respuestas que arrojan luz sobre cómo educar a tu hijo para que distinga el bien del mal!

¿Debo ser muy estricta con él cuando no se porta bien?

No, pero para que tu hijo diferencie entre el bien y el mal debemos trabajar, desde el principio, la disciplina. Disciplina significa instruir a una persona en lo moral, imponer ciertos límites.Además, deberás tener mucha paciencia y ser muy tolerante, ya que los pequeños aún no han adquirido las plenas capacidades de razonamiento y autocontrol.

¿Cómo sé dónde están estos límites?

Cuando hablamos de límites nos referimos a establecer pautas en aspectos como los alimentos o los horarios. Si no impones estas pautas, a tu hijo le costará más tener un contexto donde enmarcar el bien y el mal. Los límites que marcan si una acción es correcta o incorrecta los ponen los propios padres, según la educación que ellos recibieron en su momento y las experiencias que han ido viviendo. Evidentemente la educación que se da en la escuela también influirá. ¿Cómo le impongo estos límites?Normalmente, los niños entienden una acción como correcta cuando su realización no implica sanción.

En este sentido, deberás imponerle algún tipo de castigo racional cuando tu hijo haga algo que no es adecuado. Castigar no quiere decir que le grites y riñas  con agresividad; si lo haces, le estarás enseñando a resolver así este tipo de situaciones conflictivas. Por tanto, lo mejor es que primero le adviertas que está haciendo algo mal, le avises y le impidas hacerlo. Así, le enseñas qué comportamiento debe adoptar en determinadas situaciones. Las conductas o acciones que van seguidas de una consecuencia positiva tenderán a repetirse, y por el contrario, las que van seguidas de una consecuencia negativa tenderán a desaparecer.

Pero, ¿cómo establezco qué es correcto y qué es incorrecto?

Ten cuidado. Tu percepción tendrá una gran repercusión en la construcción de las normas morales de tu hijo. Para discernir lo que está bien de lo que está mal deberás tener la capacidad de ponerte en el lugar de tu hijo y reconocer lo que es bueno o malo para él.

Silvia Yankelevich, directora de la Clínica especializada en psicología infantil y adolescentes Crecer, Sentir y Pensar, considera que para todo ello es esencial que construyas “un buen vínculo” con tu hijo dialogando mucho para poder transmitirle los valores sociales que crees oportunos.

Además, Yankelevich resalta la importancia del “contexto social, la educación, el ordenamiento de valores que se quieran transmitir y la comunicación entre ambos”. Esto –afirma- “conformarán el sentido moral del niño”.

Además, el pequeño tendrá que sentir que su casa es el lugar al que pertenece, donde tiene los mismos derechos y obligaciones que el resto de la familia. Un lugar dónde sentirse seguro para poder expresarse libremente sin temor a represalias.

¿Y tú? ¿Tienes un método eficaz para enseñar a tu hijo a discernir entre lo que está bien y lo que está mal?

2018-02-01T12:11:21+00:00abril 6th, 2013|Categorías: Superpoderes Arnidol|Etiquetas: , , , , |Sin comentarios

¿Tienes algo que comentarnos?