• niña sentada en el césped llorando porque se ha dado un golpe
  • Cómo evitar los 3 golpes más “tontos” en los niños

  • y algunos trucos para aliviarlos si suceden

Cuando la frase empieza por un “te lo dije…” es que algo pinta regular. Si además continúa con llantos, seguro que tu peque se ha dado un pequeño golpe y le ha salido un morado en alguna parte de su cuerpo. Evitar los golpes puede ser complicado y más si son los clásicos “golpes tontos”. Seguro que solo con pensar en ellos, se te dibuja una mueca de dolor en la cara. Ya sabes, el típico golpe en la rodilla, el golpe en la espinilla, o en el dedo gordo del pie. Ojalá los superpoderes de padre o madre te dieran la seguridad 100% para tu peque, pero no es así.  Por eso, traemos algunas medidas para evitar los 3 golpes más “tontos”  (y más dolorosos) de la historia de la humanidad.cómo evitar los golpes más tontos

Cómo evitar golpes tontos

Como padre o madre que eres, seguro que siempre has tenido bastante respeto por los golpes que tus hijos se peden dar jugando. Por aquí te dejamos algunas ideas que te ayudarán a evitar un chichón indeseado:

  1. Resbalón en el baño. Nunca hay que dejar sin vigilancia a los niños en la bañera o la ducha, pero, además, debemos evitar que estén de pie. Es importante usar pegatinas antirresbalones tal y como aconseja Cruz Roja. Si es posible, también puedes poner algún asa de agarre a la altura de tus hijos para que salgan y entren de la bañera con más seguridad.
  2. Golpe en los dedos de los pies. Además de dolorosos, los típicos golpes en los dedos de los pies son frecuentes y de complicada prevención. La única regla de oro, tal y cómo dicen en Ser Padres, es llevar las zapatillas puestas. ¿Y cómo elegir las zapatillas? Debe ser un calzado cómodo, que tenga suela antideslizante. Si a tu peque le enamoran los calcetines, elige los que tienen puntitos para no resbalar.
  3. El temido golpe con la esquina de la mesa. Vale cualquier esquina de mueble, mesa, pared o similar, para que la cabeza de tu peque vaya directa a ella. Es importante proteger esas superficies puntiagudas de nuestro hogar, sobre todo cuando los niños empiezan a caminar. Los golpes en la cabeza son muy habituales, por eso es recomendable proteger todas estas esquinas con protectores específicos. Ten en cuenta también que debes retirar los muebles con los que tu hijo pueda golpearse al caer. Si no es posible, puedes cubrir con gomaespuma las esquinas más punzantes para cuidarte en salud.

Cómo proteger a los niños de accidentes domésticos

Como curiosidad, ¿sabías que los accidentes domésticos son el motivo más frecuente de consulta en urgencias? Dada esta situación, ¿cómo proteges a tu peque de los accidentes domésticos? Es imposible que tu hijo no se caiga jugando, que llegue a casa sin rasguños, que sus rodillas no estén llenas de morados. Son gajes del oficio de ser niño. La mayoría de las veces no tienen demasiada importancia. Sin embargo, hay algo más preocupante que las secuelas normales de los juegos: los accidentes domésticos. Para prevenir golpes y caídas, ¡sigue leyendo!cómo evitar los golpes más tontos

La mayoría de accidentes domésticos son previsibles y, por lo tanto, evitables. Por tu parte, puedes tomar algunas medidas de seguridad. Pero lo más importante es enseñar a tu peque a prevenirlos. ¿Cómo? Orientando su curiosidad, frenando su desobediencia y combatiendo su desconocimiento.

No le inculques miedo por todo, pero explícale que algunas cosas pueden ser peligrosas. Por ejemplo, explícale que…

  • Lo de subirse a los muebles puede parecer divertido, pero es peligroso (y no resulta muy educado).
  • Cuando mire por la ventana es mejor que no se apoye en el marco ni se asome.
  • Para patinar con seguridad o ir en bicicleta hay que usar casco. Así si se cae, no se hará tanto daño. ¡Póntelo tú también cuando patines o vayas en bici con él!
  • Antes de poner las manos bajo el grifo, o meterse en la bañera, tiene que comprobar que el agua no quema.
  • En la calle hay que cumplir las normas básicas de seguridad vial: cruzar con un adulto, comprobar el semáforo antes de hacerlo, caminar por la acera, poner atención a donde pisa…
  • En días muy soleados hay que protegerse la piel con un protector solar, ya que los rayos del sol producen quemaduras.

Como dice el refrán, es mejor prevenir que curar.

Y, ¿qué medidas puedes tomar tú para protegerle?

Los accidentes infantiles más comunes en casa son las caídas, los golpes y las quemaduras leves. Para evitarlos te proponemos que pongas en marcha un plan de seguridad:

  1. No lo dejes solo. O al menos no durante mucho tiempo. En la bañera, es especialmente importante que en todo momento esté bajo la supervisión de un adulto.
  2. Protege los enchufes. No es una leyenda urbana. Una de las primeras cosas que descubren los bebés cuando empiezan a moverse por la casa, es que sus deditos encajan a la perfección en los agujeros de los enchufes.
  3. La cocina, ¡territorio comanche! Está llena de elementos peligrosos. Cuidado con el horno, los electrodomésticos y los productos de limpieza.
  4. Coloca dispositivos de seguridad en los lavabos, puertas, cajones, armarios, esquina de muebles, mesas, etcétera.cómo evitar los golpes más tontos

Cómo curar los golpes infantiles

Inevitablemente, una vez que el daño está hecho, Ser Padres también nos explica cómo curar esos golpes que solo nos traen quebraderos de cabeza.

  • Raspones: enseguida conviene colocar la zona afectada bajo el agua fría entre 5 y 10 minutos para lavarla. Ya sabes, para quitarle hierro al asunto, ¡una tirita con dibujitos no puede faltar!
  • Chichones: para bajar la inflamación envuelve unos cubitos de hielo en un trapo y aplícalos en el chinchón. ¡Dale un buen achuchón para que se sienta reconfortado!
  • Si de repente tu hijo comienza a tener vómitos, le cuesta despertarse o pierde la visión o el equilibrio hay que acudir urgentemente al médico.

En fin, que pagarías cualquier cosa por evitar los golpes de tu peque, pero sabes que es imposible. Así que solo te queda prevenir y, si es necesario, aliviar con besos.

POST RELACIONADOS

Más artículos
como diferencias los zapatos
Cómo diferenciar los zapatos