• niño dispuesto a guardar los adornos de Navidad
  • Cómo guardar los adornos de Navidad

  • Tenemos las ideas definitivas para que recoger la decoración el día 7 de enero sea una tarea muy sencilla. ¡Descúbrelas!

Padres, la Navidad está acabando y, además de la ‘morriña’ de los peques, hay otra cosa a la que tenemos que hacer frente antes de volver a la rutina. Sí, guardar los adornos de Navidad.

Recoger no es precisamente uno de los momentos más mágicos de esta festividad. Además, siempre aparecen los mismos problemas: no podemos desmontar el árbol, nada encaja de nuevo en las cajas, no recordamos dónde estaban guardadas las bolas… Todos los años lo mismo. Hasta hoy, porque aquí te dejamos unos cuantos trucos para guardar los adornos de Navidad.

Los trucos definitivos para guardar la decoración navideña

Usa cajas de plástico transparente

A través de este tipo de contenedores se puede ver el interior de la caja y , por tanto, saber qué hay dentro cuando saques los adornos el año que viene. Además, el plástico protegerá los adornos de la humedad, lo que les dará una  tregua hasta, por lo menos, la próxima Navidad.

Un consejo extra: intenta colocar los adornos en diferentes cajas y clasifícalos según su tamaño y peso. De esta forma, tendrás todo más organizado y podrás optimizar el espacio.

Etiqueta cada caja

Este truco puede ser especialmente útil para todos aquellos que tienen mala memoria. Poner etiquetas en las cajas te ayudará a saber qué contiene cada recipiente y a tener localizadas las estrellas, bolas y espumillones la próxima vez que pongas el árbol.

Que no se te enreden las luces de Navidad

¿Cuál es el tiempo récord en desenredar las luces del árbol? Es prácticamente imposible bajar de los 30 minutos. Para cumplir esta misión lo antes posible  nuestro mejor aliado puede ser un rollo de papel de cocina: enrolla las luces a su alrededor dejando el cable fuera y después sujétalo con cinta adhesiva. Si quieres asegurarte de que se quedan fijas en esa posición hasta el año que viene, mételas en una bolsa y ciérrala, porque, ya sabes,  las luces “las carga el diablo”.

No más coronas aplastadas

La corona es uno de los adornos más navideños que existen, pero también uno de los que se estropean con mayor facilidad. Para que no haya que comprar una corona nueva cada año, es importante envolverla en papel de seda o plástico de burbujas, y ponerla encima del resto de los adornos, para que ningún otro la aplaste.

Gel de sílice contra la humedad

Si guardas los adornos de Navidad en un espacio húmedo, colocar bolsitas de gel de sílice en cada caja puede evitar que se estropeen. Otra opción es comprar una bolsa más grande y envolver el gel de sílice en papel de seda cerrado con cinta adhesiva.

Hueveras de cartón como almacenaje

Como lo lees. En tu nevera puede estar la solución definitiva para guardar las bolas más pequeñas del árbol: las cajas de huevos. Para asegurarte de que no se caigan puedes cerrarlas con cinta adhesiva y escribir el nombre de cada una con rotulador. Así será más sencillo localizarlas.

Papel de seda para las figuritas

Intentar que las figuritas no sufran ningún rasguño suele ser misión imposible. Pero estarás más cerca de conseguirlo si las envuelves en papel de seda y las almacenas en una caja.

Lo más importante: piensa antes de guardar

Vivimos a contrarreloj y rara es la vez que podemos parar. Sin embargo, a la hora de recoger es importante que nos replanteemos qué queremos guardar y cómo. Muchas veces las cosas se estropean, dejan de gustarnos o simplemente se rompen. Piensa qué necesitas realmente, deshazte de lo que está roto y regala los adornos que no uses.

¿Todavía necesitas hacer hueco para los juguetes nuevos? ¡Que no te pillen los Reyes sin espacio!

POST RELACIONADOS

Más artículos
Manualidades para hacer en Navidad
Manualidades para hacer en Navidad