• ropa de niño doblada al lado de un juguete
  • Trucos para guardar bien la ropa de verano

El calor aún no se ha ido (y esperamos que tarde en irse) pero ya hay ciertas prendas y complementos del verano que no vamos a usar más hasta el año que viene. Es cierto que gran parte de esa ropa ya no la utilizaremos en próximos años, principalmente porque nuestros peques crecen demasiado rápido.

Pero nosotros lo sabemos. Guardaremos un montón de cosas de este verano aún sabiendo que el próximo año probablemente las reemplazaremos por otras, ¿verdad?

Qué hago con la ropa

Los pantalones cortos, vestidos y camisetas ¡se quedan! Aún podremos seguir utilizándolos algunas semanas más. Sin embargo, y muy a nuestro pesar, los bañadores, toallas de piscina y playa, pareos y chancletas de agua habrá que ir guardandolas a buen recaudo hasta el próximo verano.

Lo primero y más importante es lavar bien cada prenda. El cloro de las piscinas, la sal del mar y, sobre todo, la arena son los principales enemigos de nuestra ropa. Te recomendamos lavarlo al menos un par de veces, ¡qué te vamos a contar de la dichosa arena!

Por si acaso, tened en cuenta la posibilidad de que alguna prenda destiña toda la demás. En verano los tejidos de las prendas cambian y los colores son llamativos, por lo que es más habitual que algunos de ellos destiñan.

También es importante guardar esa ropa en un lugar fresco y sin humedad. Además de guardar la ropa cuando esté perfectamente seca para evitar el deterioro de los tejidos y los malos olores.

Qué hago con los complementos

¡Cuántas cosas compramos en verano! Gafas de sol, flotadores, sombreros y gorras… Y ahora, hay que enviarlo todo al fondo del armario. Lo primero de todo, será hacerles sitio. ;)

Cuando guardemos las gorras y sombreros, en primer lugar deberemos lavarlo bien para quitarles cualquier resto de arena, cloro y sal. A la hora de meterlo en el fondo del armario, ten en cuenta su forma. Efectivamente, si no salvaguardamos su forma, este tipo de complementos se deformará. Prueba a rellenar su interior con papel o bolsas de plástico, o busca alguna parte en las que puedan quedar sin aplastar.

En cuanto a flotadores, manguitos o cinturones para nadar, lo más importante es saber si por la evolución de tus peques, al año siguiente les servirá. Si crees que sí, lávalos  bien y, sobre todo, déjalos secar muy bien. Una vez limpios, puedes plegarlos y guardarlo en los bolsos de piscina y playa que tengas que guardar. De este modo, ahorraremos espacio en el armario.

Eso sí, antes de nada, vacía, limpia y ventila todos aquellos bolsos y bolsas que hemos utilizado para playa, piscina, río o pantano. Da igual donde te lo hayas llevado, lo más probable es que una madre o padre con superpoderes como tú lo haya transportado hasta arriba de cosas. Evita malos olores, manchas y deterioros, asegurándote de su buena conservación.

¿Tú tienes más trucos? Compártelos con la comunidad, te esperamos.

POST RELACIONADOS

  • mayo 2nd, 2019 |
  • Bullying, mucho más que cosas de niños

  • En los últimos años hemos conocido, a través de los informativos, un número importante de casos de bullying o acoso escolar. Algunos de ellos con graves consecuencias. El bullying se ha convertido en un problema a escala mundial, que va mucho más allá del típico “son cosas de niños”.

  • LEER MÁS >
Más artículos
Cómo cuidar la piel de los peques en verano