• hipica ninos
  • Todo lo que debes saber sobre la hípica para niños

  • Además de un deporte muy completo, puede suponer una gran terapia. Descubre todas las particularidades de la relación entre caballos y niños

La hípica para niños es una de las actividades más beneficiosas, a la vez que una de las más desconocidas. Los niños pueden empezar a practicar este deporte a partir de los 4 años de edad. Se recomienda empezar en una escuela que tenga ponys o caballos adecuados para su estatura y fuerza física.

La equitación consiste en dominar al caballo y requiere de una gran compenetración entre jinete y animal. También hay modalidades deportivas como la doma clásica o el salto.

Los niños absorben mucho más rápido los conocimientos y la práctica de actividad física les resulta mucho más fácil. Por ello, aprender equitación desde pequeños es una buena idea para que tu hijo practique un deporte diferente. ¿Quieres descubrirlo?

Beneficios de la hípica para niños

La equitación infantil no es solo una actividad extraescolar o un hobby, sino que reporta muchos beneficios tanto a nivel físico como psicológicos. Te contamos cuáles son.

  • Capacidad física. Aunque a simple vista parezca que no se fortalece ningún músculo o articulación mediante su práctica esto es totalmente falso. La postura que hay que adoptar mientras se monta a caballo regula el tono muscular y acentúa la disociación de la cintura pélvica y escapular.  También fuerza una postura erguida de la columna vertebral. Con la hípica para niños se mejora su equilibrio, orientación y coordinación motriz.
  • Concentración y atención. Como cualquier actividad física, requiere de disciplina, constancia, práctica y tiempo. También de una gran concentración para conocer bien la técnica y al animal para poder compenetrarse.
  • Autocontrol y autoestima. Fomentar la gestión de su autoestima, autocontrol y la superación al miedo es fundamental desde pequeños. Los terapeutas recomiendan la hípica para niños como una buena manera de desarrollar estas aptitudes y gestionar sus problemas. También les puede ayudar a despejar la mente durante ese ratito.
  • Socialización. Aunque pueda parecer que no, se favorece la socialización tanto con compañeros, como con profesores y el mismo animal.
  • Desarrollo de sensibilidad. Trabajar con animales fomenta una sensibilidad especial que le enseñará a cuidar y respetar al caballo. La empatía con el animal y la responsabilidad son valores que debemos considerar inculcar a nuestros hijos.

Equinoterapia

¿Has oído hablar de la terapia con caballos? Esta terapia puede considerarse de las más completas ya que ayuda al desarrollo cognitivo, físico, emocional y social. Los terapeutas la recomiendan como una herramienta muy útil para mejorar la calidad de la vida de las personas con discapacidad, ya sea intelectual o física. En la actualidad, hay muchas escuelas especializadas en este tipo de terapias. Quienes allí trabajan, además de tener una formación específica de equitación, cuentan con conocimientos de pedagogía y psicología.

Como hemos comentado antes, la equitación aporta numerosos beneficios sensoriales, físicos y psíquicos que pueden influir en una recuperación o una mejora importante en la persona.

Actualmente existen distintas disciplinas de equinoterapia. Estas son algunas:

  • Pedagógica. Es la más conocida y se basa en la estimulación afectiva del ser humano con el caballo a la vez que trabaja con el cliente en la monta del caballo.
  • Hipoterapia. Esta terapia se centra en los trastornos neuromotores del paciente. Se trabaja mediante el aprovechamiento de los principios terapéuticos del caballo como, por ejemplo, la transmisión del calor corporal o los impulsos rítmicos.
  • Terapéutica. El contacto con animales es muy positivo para las personas que tienen dificultades en el aprendizaje, mostrando afecto o socializando. Los caballos transmiten tranquilidad y emociones por lo que interactuar con ellos puede formar parte muy beneficiosa de una terapia.

Equipación básica

La equipación es uno de los factores fundamentales a la hora de practicar hípica para niños. Servirá para prevenir posibles lesiones y para que puedan practicarlo con más comodidad.

  • El casco. Posiblemente sea la prenda más importante de todo el equipo. Debe de ajustarse al tamaño de la cabeza y estar homologado.
  • La ropa. En la parte superior, se recomienda llevar manga larga para cubrir todo el brazo. Es recomendable que se quede ajustada para evitar enganches con el caballo. Siguiendo este estilo, la ropa de la parte inferior también tiene que ser ajustada. Es muy importante que se acomode a la silla de montar. Para el calzado infantil, unas botas de caucho son ideales.
  • Otros. Los guantes, aunque no son obligatorios, son recomendables para evitar ampollas por el roce de las riendas. También se recomienda llevar el pelo recogido para una mayor visibilidad y comodidad.

Nuestro truco para después de la práctica es usar algún gel que ayude a regenerar los músculos y ligamentos tras el ejercicio, como por ejemplo Arnidol Active Gel. Seguro que tu peque agradece el masajito.

¿Conocías todos los detalles de la hípica para niños?

POST RELACIONADOS

Más artículos
Ratoncitos de patata