• juego para aprender a leer
  • 15 juegos para aprender a leer y disfrutar en familia

  • Pasar buenos ratos a la vez que los peques adquieren conocimientos es posible. Te contamos cómo.

En la crianza, mucho se habla del tiempo de calidad y de la cantidad de tiempo. Conseguir pasar tiempo con los hijos e hijas parece difícil en los tiempos que corren. Las largas jornadas de trabajo y las obligaciones lo complican bastante. Si hay que repasar, mejor que sea pasándolo bien. Por eso te traemos 15 juegos para aprender a leer, con los que además de aprender, disfrutarán a partes iguales.

Juegos para aprender a leer y jugar en familia

Si tú también estudiabas de memoria, recordarás cómo era. Repetir tantas veces las cosas para aprenderlas terminaba por resultar monótono y aburrido. Las pedagogías alternativas, como el método Montessori, abogan por un tipo de educación más vivencial, en la que el niño o niña tiene un papel mucho más activo. A caballo entre una y otra, encontramos los juegos educativos, que permiten adquirir competencias mientras se pasa un buen rato. Estos son algunos con los que reforzar el aprendizaje de la lectura.

1. Veo, veo

Un clásico entre los clásicos, el veo, veo, es perfecto para que los peques identifiquen letra y el sonido que la pronuncia. Una de sus ventajas es que se puede practicar en cualquier lugar, sin necesidad de nada más que ganas e imaginación.

2. Sopas de letras

Este pasatiempo tradicional es un juego fantástico para que los niños y niñas aprendan a leer. Las palabras suelen estar en mayúsculas, algo más fácil si son primeros lectores, y las pueden tener escritas para reconocerlas. Puedes preparar las sopas de letras en casa o buscar recursos online. Además, las palabras te darán pie a explicar significados y mejorar su vocabulario.

3. Crucigramas

Los crucigramas, al igual que ocurre con las sopas de letras, ayudan a niños y niñas a ampliar su vocabulario. Como para adivinar las palabras han de leer las definiciones, les resultará más fácil entender su significado. Para empezar busca crucigramas fáciles, con pocas palabras, y ve adaptándolos a las capacidades del peque.

4. Tarjetas con sílabas

Con cartulina, prepara tarjetas con diferentes sílabas. Para hacerlas más atractivas para los peques, decóralas: emplea diferentes colores, purpurina y todo aquello que creas que puede gustarles. Después, jugad con las tarjetas a formar palabras. Lo bueno que tiene este juego es que podéis llevarlo con vosotros a cualquier parte, así también podrá amenizaros las esperas o los viajes en familia.

5. Tarjetas con letras

El mismo juego anterior se puede componer con letras en vez de con sílabas. Tienes dos opciones para hacerlo: puedes comprar el alfabeto ya hecho (en madera, fichas, o incluso para la bañera) o preparar las tarjetas. Esta última es un dos por uno, porque, además, os aseguraréis un rato muy divertido haciendo manualidades.

6. Cadena de palabras

Es otro de esos juegos de toda la vida. Quien empieza debe decir una palabra y el que continúa ha de decir otra que comience por la última sílaba de la anterior. Así hasta que alguien falle o repita palabra.

7. El ahorcado

¿Quién no ha jugado al ahorcado en su infancia? Ya sabes cómo va: una raya por cada letra de la palabra y un ahorcado que se va componiendo con cada fallo. Comienza con palabras sencillas, con pocas letras, y aumenta la dificultad conforme el peque avance.

8. Identifica partes de la palabra

En un papel, escribe diferentes palabras y pide al niño o niña que marque las que contengan una letra o sílabas concretas. Es un juego estupendo para que vaya  reconociendo las grafías.

9. Moldea la letra con plastilina

La plastilina es un material muy versátil que suele gustar mucho a los peques. En este caso la van a emplear para dar forma a las letras. Puedes ser tú quien le proponga la letra o puede elegir una al azar (en un alfabeto que tengáis por casa o en cualquier papel o envase con letras).

10. El coleccionista de palabras

Solo necesitarás papel, lápiz y un reloj de arena. Elige una letra al azar y propón a los peques que escriban todas las palabras que se les ocurra con esa letra.

11. Scattergories

En este famoso juego hay que escribir palabras que empiecen con una letra elegida al azar, dentro de unas categorías propuestas. Para los peques que están aprendiendo a leer, prueba la versión casera adaptada. Haz unas categorías más sencillas (dibujo animado, amiguito del cole, deporte, juego, familiar, por ejemplo) y dale un poco más de tiempo.

12. Una sílaba, una palmada

Este tipo de juego ayuda a los peques a diferenciar las partes de la palabra. Con una letanía se va cantando una canción, que se acompaña de una palmada por cada sílaba.

13.  Listas de palabras que rimen

Hacer estas listas ayudará a los peques a tomar conciencia fonológica. Proponles la primera y ¡a rimar!

14.  Formar letras con el cuerpo

Este juego da la posibilidad de jugar por equipos si hay varios niños y niñas, de forma que también desarrollarán el trabajo en equipo y la resolución de conflictos. Un adulto u otro niño o niña que ejerza de juez propone una letra y cada equipo ha de cooperar para formarla, con los cuerpos de todos, lo antes posible.

15.  Canta y rellena los huecos

Escribe un fragmento de una canción infantil, pero deja algunas palabras sin rellenar. Después de escuchar la canción, serán los niños y niñas quienes tengan que escribir las palabras que van en los huecos.

La importancia del juego en familia

El juego es parte fundamental del aprendizaje y hacerlo en familia ayuda a estrechar lazos y afianzar relaciones. Permite que los peques aprendan sobre el manejo de límites (los requeridos en el juego), algo que pueden aplicar después en su día a día y que les resultará muy útil para manejar su frustración.

Por otra parte, jugar en familia permite explorar otra forma de relacionarse, entre progenitores e hijos e hijas.

POST RELACIONADOS

Más artículos
planes caseros
Planes caseros para el puente de diciembre