• Padres con superpoderes: también en la playa

Visitar la playa con los peques es uno de los planes más habituales en verano. Tiene dos grandes ventajas: el frescor de la brisa marina y la cantidad de horas de juego que proporciona la arena. A los peques, por norma general, es un plan que les encanta -aunque siempre habrá algún niño o niña a la que no le guste- pero obliga a padres y madres a desplegar todos sus superpoderes.

Superpoderes en la playa

En la playa no se puede bajar la guardia porque cualquier imprevisto puede aguarte, nunca mejor dicho, las horas de diversión. Si quieres evitarlo deberás desplegar toda tu batería de superpoderes. Hagamos un repaso:

  1. Superpoder de la vigilancia. Este superpoder te evitará un buen susto. En la playa no se puede perder a los peques de vista. Primero, porque si están jugando en la orilla corren el riesgo de que el agua los lleve para dentro sin darnos cuenta. También puede ocurrir que estén nadando cerca y el agua los lleve lejos; o se despisten nadando y acaben en otra zona de la playa. Lo mismo puede pasar si se ponen a jugar en la arena.
  2. Superpoder de la protección solar. Los efectos de los rayos del sol no son ninguna tontería y la piel de los peques es más delicada que la de los adultos. Es muy necesario renovar con frecuencia la aplicación del protector solar y no permanecer expuestos al sol en las horas centrales del día.
  3. Superpoder de la paciencia. Nunca está de más tener este superpoder a mano para sobrellevar los momentos de rabieta o cansancio. Pero también para aguantar con calma las quince o veinte veces que tendrás que repetir “Nos vamos” antes de que los peques recojan sus cosas ;).
  4. Superpoder del entretenimiento. Tendrás que echar mano de la parte más aguda de tu ingenio para construir castillos o figuras. También para idear juegos divertidos en los que podáis participar todos. Seguro que se te ocurren un montón chulísimos.
  5. Superoído en acción. Las trastadas más grandes de organizan a media voz. Pero si tu peque se despista tu superoído también te servirá para localizar a tu peque. Mantén las orejas abiertas para que tus oídos lo registren todo ;).

Superpoderes en barra

Cuando bajes a la playa no olvides echar en la bolsa los superpoderes en barra. Te ayudarán si tu peque se da algún golpe, recibe la visita de algún bichito inesperado o si necesitas reforzar la acción del protector solar en alguna zona específica.  

 

¿Cuál es tu superpoder imprescindible en la playa? Compártelo con nosotros.

POST RELACIONADOS

Más artículos
niña comiendo una ensalada
Trucos para que tu hijo aprenda a comer sano