• 5 partes del cuerpo que olvidamos proteger del sol

Si siempre te has creído un profesional de la protección recuerda que hasta Aquiles tenía un punto débil en un rincón escondido del cuerpo ;). Cara, brazos, piernas y tripita son los destinos vacacionales preferidos de todos los productos protectores solares. Pero recuerda que hay más. Hay 5 partes del cuerpo que olvidamos proteger del sol.

Un profesional de la protección solar

Los rayos solares son peligrosos si no se protege la piel correctamente, especialmente la atópica, la más sensible. Para convertirte en un profesional completo de la protección solar esta temporada, aquí te dejamos algunas zonas del cuerpo que no debes olvidar para conseguir el nivel “experto”.

5 partes del cuerpo que olvidamos proteger del sol

  1. Los tirantes. Vale, los tirantes de las camisetas o vestidos no son una parte de cuerpo, pero sí la piel que está justamente bajo ellos. Cuando eches protección solar sobre los hombros o brazos, no caigas en el error de no proteger la piel bajo el tirante. La ropa se mueve a lo largo del día y esa pequeña zona sin proteger tiene un gran riesgo de quemarse.
  2. Las axilas. la parte interior de los brazos suele ser una zona muy olvidada a la hora de protegerte del sol. Sii en la playa o en el césped del parque os tumbais con los brazos bajo la cabeza, la exposición de esta zona es total. Una quemadura leve en ella puede resultar realmente incómoda, no olvides protegerla.
  3. Las orejas. efectivamente, las orejas debemos considerarlas como parte de la cara. Cuando apliques protección en tu propio rostro o en el de los niños, no puedes olvidar cubrir bien la zona de las orejas. Es una piel sensible y en el caso de los niños está especialmente expuesta al sol.
  4. Los empeines. Con este calor, las sandalias y chanclas vuelven a los armarios. Las primeras exposiciones al sol suelen ser un riesgo claro para quemar o dañar esta parte del pie que muchas veces olvidamos proteger. No nos fijamos mucho en ellos, pero realmente están expuestos al sol durante un montón de horas al día.
  5. Los párpados. seguro que te suena la idea de hacer cerrar los ojos a tus hijos para echarles protector solar por toda la cara pero ¡ojo! (y nunca mejor dicho) nos olvidamos de proteger correctamente la zona de los párpados. No debemos suponer que por lo general, como llevamos los ojos abiertos, no nos vamos a quemar los párpados. Recuerda que parpadeamos de 15 a 20 veces por minuto ;). Eso sí, ten mucho cuidado, cuando apliques la crema, de que no entre en los ojos.

Con estos trucos ahora ya puedes considerarte experto o experta en protección solar. Recuerda aplicar la protección antes de salir de casa, especialmente en niños, para que sea completa. Como precaución, siempre puedes llevar en el bolso un protector cómodo como Arnidol SUN. Por sus filtros físicos la protección es al momento, no requiere la aplicación 30 minutos antes de la exposición al sol; así que viene fenomenal cuando el sol sale y te pilla desprevenido sin haber puesto antes la crema.

Nunca bajes la guardia frente a los rayos del sol.

POST RELACIONADOS

Más artículos
A sua varinha mágica: Arnidol® gel stick