• Qué hacer ante las enfermedades más comunes de los niños

  • ¿Qué debes hacer si tu hijo se levanta lleno de granitos? ¿Cómo le puedes aliviar la fiebre? ¿Y si está mal de la barriga?
  • En Arnidol te contamos algunas de las enfermedades más habituales en niños y qué hacer en cada caso.
  • Antes, sin embargo, consulta con el pediatra para que confirme el diagnóstico de tu hijo.

 

Aunque intentes mantenerle alejado de virus y bacterias, en algún momento u otro tu hijo llegará a casa con dolor de barriga o con unas décimas de fiebre. Es inevitable que coja alguna de las enfermedades más habituales en niños: gastroenteritis, varicela… Acude al médico para que diagnostique a tu hijo y, para aliviarle las molestias, sigue los consejos que te damos en Arnidol.

 

 

Si tu hijo se levanta con granos y erupción…

Es improbable que sea sarampión o rubeola. Son enfermedades que han desaparecido en nuestro país gracias a las vacunas. Pero sí que puede ser:

 

Varicela. Se manifiesta con erupciones en cara y tórax y generalmente fiebre leve. Las manchas van evolucionando hasta convertirse en vesículas llenas de un líquido como agua. Finalmente la pústula se seca y se convierte en costra. Al ser un virus, tu médico no le dará ningún tratamiento antibiótico. La enfermedad debe seguir su curso.

Un consejo… El baño con agua tibia o las compresas con agua de azahar aliviarán el picor de tu pequeño. Para que no se rasque, córtale las uñas y ponle manga larga de tejidos transpirables.

¡Cuidado! No están indicados los polvos de talco o las cremas.

 

Roséola. Muy frecuente en los niños entre 6 meses y 2 años. Es un virus que produce una fiebre muy alta. Tres o cuatro días después, la fiebre baja de repente y aparece la erupción bruscamente en cara y tronco. Es una enfermedad benigna y tampoco requiere antibióticos. Pero…

¡Cuidado! Se contagia fácilmente.

 

Escarlatina. Es una enfermedad provocada por la misma bacteria que las anginas con pus. Provoca dolor de garganta, fiebre alta y, hacia el tercer día, sarpullido por todo el cuerpo. A los 10-15 días la piel se descama. Una vez diagnosticada por el médico, éste recetará un antibiótico.

Un consejo… Dale baños de agua tibia y cortarle bien las uñas para que no se dañe al rascarse.

¡Cuidado! No le pongas ningún tipo de crema sobre la erupción porque empeoraría.

  

Aún hay niños que sufren paperas
Las paperas son una enfermedad infantil típica, aunque en España está en extinción gracias a la vacunación. Se caracteriza por el aumento de tamaño de las glándulas salivales y molestias en las mismas, y una fiebre leve durante unos cuatro días.

Un consejo… Sólo podremos calmar el dolor con analgésicos y la ingestión de abundantes líquidos. Las compresas con infusión de flores de caléndula actúan sobre la hinchazón.

 ¡Cuidado!Es necesario el reposo.

 

 

Si a tu hijo le duele la barriga…
Los cambios en la alimentación, la tensión, los problemas de dentición o incluso algún virus intestinal pueden hacer que tu hijo tenga diarreas y trastornos gástricos de hasta dos o tres días de duración. Es importante que el niño guarde cama y beba mucho líquido. No es necesario que coma si no le apetece, pero sí puedes darle agua de arroz, que es astringente. 

Un consejo… Dale una dieta blanda consistente en alimentos astringentes como arroz, manzana al horno y pescado hervido. Evita que tome fritos y bollería. A medida que se sienta mejor, incorpora paulatinamente otros alimentos hasta volver a la normalidad.

¡Cuidado! Vigila que no tenga fiebre muy alta. Si es así o si los síntomas perduran, acude al pediatra.

 

 

Si tu hijo tiene fiebre
La fiebre puede ser síntoma de muchas enfermedades, la mayoría de ellas leves. Incluso puede aparecer tras haber dormido mal o después de una vacuna. La fiebre es un mecanismo de defensa que toda persona tiene contra agentes externos y, por lo tanto, no es aconsejable dar antitérmicos si no se superan los 38ºC. 

Un consejo… Para aliviar y hacer bajar la fiebre, sácale la ropa a tu hijo, ponle compresas de agua fría  o ponlo en la bañera con agua tibia. Dale mucho líquido para evitar la deshidratación.

¡Cuidado!Llama a tu médico si la fiebre persiste o si, además, tiene vómitos o convulsiones. 

 

 

Imagen

80618480-res.jpg

Imagen destacada

dest-80618480-res.jpg

POST RELACIONADOS

Más artículos
Tranquilos, los niños se caen