• ¡Que viva la magia de la Navidad!

La Navidad siempre ha sido, es y será el momento más mágico del año. Tus peques lo saben: su inocencia hace que perciban esa energía festiva y llena de amor que inunda el ambiente. Les encanta la decoración, las luces que lo alumbran todo y las comidas “especiales”, propias de esta época del año. ¡Cuidado con despistarte si no quieres que desaparezca el turrón antes de cenar! Y es que, todos hemos sido niños y niñas alguna vez ¿Recuerdas lo emocionante que era saber que el cole se terminaba hasta el próximo año? ¿Y que si te habías portado bien, Papá Noel y los Reyes Magos entrarían por la ventana para recompensarte? Ahora son los más peques de la casa los que más sienten esa magia de la Navidad pero nunca está de más reforzarla, tal y como hacían tus padres contigo. No importa si os quedáis en casa o decidís viajar a alguna parte: es posible hacerlo. ¿Que no recuerdas cómo? Te lo contamos.

Los preparativos, en familia

Montar el árbol con sus luces, sus guirnaldas y su estrella en lo más alto puede ser el momento perfecto para reunir a la familia y distribuir el trabajo. Nombra a tu peque Encargado Oficial de las bolitas de colores y las pequeñas figuras colgantes. Nadie más podrá tocar esa área excepto él. Verás como se toma su papel en serio. Si transformas en juego algo tan mecánico como montar un árbol, pasaréis una tarde muy divertida. Oirás a tu peque reír en más de una ocasión mientras que salvaguarda como oro en paño la cajita que le has asignado.

¿Y qué te parece si os reunís una tarde y creáis invitaciones chulas para vuestros familiares? Podéis utilizar todas las pinturas que queráis y personalizar cada invitación según según a quién vaya dirigido. Incluso podéis variar de diseño en función a la Navidad y al Año Nuevo. Los tíos, primos y abuelos lo recibirán encantados y seguro que conseguís sacarles una sonrisa.

Ver a esos primos que no ves nunca

Y quien dice primos dice amigos. La Navidad es esa época en la que todo el mundo vuelve a casa y casi se hace necesaria una agenda extra para tener organizados los planes. Y es que, aunque el cariño no se pierda nunca, cuando estamos juntos es mejor.

Tardes y noches de juegos

Tanto tiempo vais a tener para que jugar que puede que se haga necesario desempolvar también tus juegos. Saca tus muñecos, pero también tus juegos de mesa o tus cartas. Y qué decir de esa videoconsola de tu infancia. Seguro que tus peques la disfrutan ahora tanto como tú entonces.

¿Cómo mantienes la magia en tu casa? Compártelo con nosotros.

POST RELACIONADOS

Más artículos
niña pequeña bajando por un tobogán
¡Precaución! Cuidado con el sol de otoño