• Reciclar también es cosa de niños

Aprender a reciclar puede llegar a ser divertido. Te proponemos juegos para separar residuos.

Después de las fiestas, se suelen acumular en casa muchos residuos que conviene reciclar. Nosotros lo tenemos claro, pero ¿y los peques? Es importante que les contemos la importancia de separarlos bien y de tirarlos en los contenedores adecuados.

A partir de los 3 años, los niños ya son capaces de aprender a reciclar y el ejemplo de sus padres es fundamental. Para incentivar que incorporen esta práctica en su rutina te proponemos algunos juegos para que los más pequeños de la casa lo vean como algo divertido y no una mera obligación.

El arte del reciclaje

Hazlos partícipes del proceso. Cread juntos los contenedores en casa para colocar en cada uno de ellos los distintos tipos de residuos. Dibujad un distintivo para cada uno: uno para el papel y cartón, de color azul, otro para el plástico y envases, amarillo, otro para el vidrio, verde, y el último pintadlo de color marrón, para los residuos orgánicos. Colocad los dibujos encima de cada cubo y jugad a adivinar dónde iría cada cosa que tengáis para desechar. Quien pierda, ¡lo baja todo a la calle!

(Re) Utilizando

Tan importante es depositar los residuos en el contenedor adecuado, como reutilizar objetos que tengamos por casa, en vez de comprar cosas nuevas que las sustituyan. Podéis usar las cajas de los juguetes para construir una casita de muñecas o un parking para coches, o convertir los envases de los yogures rellenos de piedrecitas en unas maracas. ¡Imaginación al poder!

Si te gusta que tus niños aprendan mientras juegan no te pierdas los artículos de Aprender jugando y PequeChef.

Imagen

147247671.jpg

Imagen

147247671.jpg

Imagen destacada

147247671.jpg

Imagen promocionado

147247671.jpg

POST RELACIONADOS

  • mayo 2nd, 2019 |
  • Bullying, mucho más que cosas de niños

  • En los últimos años hemos conocido, a través de los informativos, un número importante de casos de bullying o acoso escolar. Algunos de ellos con graves consecuencias. El bullying se ha convertido en un problema a escala mundial, que va mucho más allá del típico “son cosas de niños”.

  • LEER MÁS >
Más artículos
Un uso responsable del agua, desde pequeño