• Se ha golpeado la cabeza… ¿y ahora qué?

Es automático: les dejamos de vigilar una milésima de segundo y nuestros hijos aprovechan el descuido para darse un golpe. ¡Hay veces que incluso teniendo mil ojos sobre ellos no podemos evitar una pequeña magulladura! Sin embargo, no debemos alarmarnos más de la cuenta ya que nuestros hijos están descubriendo el mundo y, como exploradores que son, es normal que encuentren obstáculos a su paso.

Lo más importante es que mantengamos la calma, pues les ayudará a recuperarse del susto, pero debemos aplicar nuestro superpoder de la observación y hacer una evaluación de la zona afectada durante las 72 horas siguientes. Es probable que todo quede en un chichón y sea suficiente con aplicar Arnidol Gel Stick para aliviar el dolor, pero ¿cuándo debemos acudir al médico sin que nos mire pensando que somos unos drama queen?

  1. Si el niño pierde el conocimiento. Incluso si se recupera al momento, lo mejor es asegurarnos de que todo marcha bien. Un truco es hacerle algunas preguntas sencillas del día a día  :)
  2. Si vomita tras el golpe. Sobre todo si el vómito sale con mucha fuerza o vomita de forma repetida… es síntoma de que algo no marcha bien.
  3. Diferencias en el comportamiento. ¿Notas al niño desorientado, sin equilibrio o no puede mover una extremidad? Sal de dudas acudiendo a tu centro médico más cercano.
  4. Dolor tras el golpe es cada vez más intenso. A veces puede que solo esté buscando tu atención para que le des mimos, pero si el niño sigue quejándose lo mejor es que un pediatra evalúe la zona afectada.
  5. Somnolencia progresiva o dificultad para despertarlo. Cuando duermen parecen angelitos, pero no siempre es una buena señal. Si después de un golpe notas que tu niño tiene el sueño alterado… ¡corre a urgencias!
  6. Salida de líquido o sangre del oído o por las fosas nasales. ¡Ponte tu capa de superhéroe y salid volando al hospital!

Nadie conoce mejor a nuestros hijos que nosotros mismos, así que si después de observar su comportamiento tras el golpe sigues notando algo extraño… ¡no dudes en ir a que le hagan una revisión!

POST RELACIONADOS

Más artículos
Adaptar la alimentación de tu bebé tras la lactancia exclusiva