• Niño buceando con máscara deportiva
  • Descubre los secretos del buceo para niños

  • Un deporte típico del verano con el que tus hijos disfrutarán al tiempo que se ejercitan

La relación de los peques con el agua es intensa desde antes de nacer: ya en la barriga de su madre se mueven en el líquido elemento. De hecho, cada vez es más habitual que comiencen con la natación para bebés o la matronatación con pocos meses de vida. Una práctica muy recomendable si se quiere afrontar la temporada de playa y piscina con tranquilidad. Hay otros deportes acuáticos que pueden resultar interesantes para los niños y niñas algo más mayores. Es el caso del buceo para niños. Te contamos todo lo que debes saber acerca de este deporte.

El buceo para niños, ¿adecuado a cualquier edad?

Aunque los bebés pueden iniciarse en la natación desde pequeños, tendrán que esperar un poco para poder estrenarse en el buceo. ¿Por qué? Aunque el submarinismo es un deporte seguro, si se siguen las normas, son necesarias ciertas habilidades para practicarlo.

La primera es la psicomotricidad. Los peques tienen que ser capaces de controlar su cuerpo con soltura, ya que tienen que ser capaces de subir y bajar del barco y transportar su propio equipo. También tienen que comprender las normas y seguirlas, además de entender el lenguaje gestual que se emplea bajo el agua.

Se suele establecer una edad mínima para el buceo para niños de entre 8 y 12 años, aunque es importante que el instructor evalúe todos los aspectos referidos anteriormente. Además, el niño o niña tiene que saber nadar y pasará un examen médico que le dirá si es apto o no.

¿Cuáles son los beneficios del submarinismo para niños?

El buceo para niños es un deporte de lo más completo, en el que se ejercitan y tonifican todos los músculos del cuerpo. Con él, los peques mejoran su capacidad pulmonar y cardíaca, además de su circulación.

Como se realiza en un entorno calmado, puede ayudarles a controlar sus emociones y rebajar su nivel de estrés. También colabora en la mejora de la concentración.

Las inmersiones de los niños son más cortas, de menor profundidad y siempre han de hacerse en compañía de un adulto. Cada Comunidad Autónoma tiene una regulación al respecto de la práctica de buceo para niños. Podrán informarte acerca de la misma en cualquier escuela de submarinismo.

¿Has pensado en aprovechar el verano para iniciaros en el submarinismo en familia?

POST RELACIONADOS

Más artículos
Celebrar San Valentín en familia