• Superpoderes para evitar las lesiones musculares en niños

No os descubrimos nada nuevo si os contamos que practicar deporte desde pequeños tiene innumerables beneficios, pero es importante que prestemos atención a las lesiones musculares que pueden sufrir nuestros hijos, incluso cuando pensemos que ya están curadas.  

Para profundizar en el conocimiento de las lesiones, os contamos que las hay de tres tipos: agudas (ocurren repentinamente mientras se está practicando deporte), por sobreuso (por una sobrecarga de trabajo) y recidivantes, que son las que ocurren cuando el niño o niña regresa a la práctica deportiva sin estar totalmente recuperado.

Consejos de gran utilidad

Si queremos evitarlas es mejor que sigamos estos consejos, en vez de dejarlo todo en manos de nuestros poderes.

  1. Prepárale un equipo protector. Tobilleras, rodilleras, muñequeras, etc. Una buena forma de motivarle, y de prevenir que olvide usarlo, es dejar que elija lo que más le guste. Escoged uno específico para el deporte que practica y adecuado a su talla y edad.
  2. Que caliente y estire antes de cada ejercicio, haciendo hincapié en la zona de la lesión. Explícale con frases sencillas y claras cómo debe hacerlo. Con ello activará y preparará los músculos y evitará lesiones. 
  3. Recuérdale que debe parar si le empieza a doler. Aunque seguro que es un superhéroe o superheroína como tú, es importante que le acompañes tras la rehabilitación porque, por una parte, podrás detectar cualquier gesto de molestia y, por otra, él se sentirá protegido. Puedes recurrir a productos como Arnidol Active Gel para hacer un leve masaje y reconfortar sus músculos.
  4. El aumento de esfuerzo debe ser progresivo. Una vuelta a la rutina paulatina evitará una recaída. Usa tu “súper poder de convencimiento” para que sea consciente, seguro que te escucha.
  5. Si antes de empezar a hacer ejercicio hay que calentar, es importante enfriar después, especialmente en la zona lesionada, y hacerlo de forma gradual. También puede alternar actividades distintas pero que involucren los mismos músculos, el caso es no parar de golpe.

Por último, las técnicas de relajación y respiración también son importantes para volver al estado de calma. Y si las hacéis juntos os permitirán disfrutar de un rato de desconexión ;-).

POST RELACIONADOS

Más artículos
Pequeno Chefe