• 5 superpoderes para disfrutar de la piscina sin sustos

Ir a la piscina es el plan por excelencia cuando llega el verano. Los peques se encuentran allí con sus amigos y disfrutan jugando dentro y fuera del agua. Sin embargo, hay una serie de sustos que pueden “aguar” la jornada de piscina. ¡Suerte que tenemos superpoderes para proteger a nuestros peques y que no haya enemigo que se nos resista!

Superpoder de la vigilancia: atención con el bordillo de la piscina

Los golpes en el bordillo son el accidente más común entre los peques que pasan la tarde a remojo. A recarga tus superpoderes y alíviala veces corretean alrededor de la piscina y se resbalan. Juegan entre ellos y no miden el peligro. O saltan al agua pero en vez de llegar al agua se encuentran con la superficie dura del borde de la piscina. Muchas veces estos golpes son inevitables, pero una buena dosis de superpoder de la vigilancia nos ayudará a que ocurran menos accidentes.

Superpoder del alivio: Los insectos no se pierden la “pisci”

¿Creías que los mosquitos iban a faltar en un día de piscina? Pues no es así, queridos padres con superpoderes. Además, invitan a la fiesta a sus mejores amigas las avispas. La piscina suele estar repleta de ellas ya que llegan atraídas por la humedad. Si tu peque se encuentra con ellas, acude al puesto del socorrista y él te ayudará. Con los mosquitos es más fácil lidiar y es posible tratar de evitar las picaduras. Si consiguen llegar a la piel de tu peque, con Arnidol PIC.

Superpoder de la atención: cuidado con los pies descalzos

En la piscina los niños se sienten libres. Van frescos, ligeritos de ropa y descalzos, lo que a veces acarrea algún disgusto. Al caminar sin calzado sus tobillos no están sujetos y pueden producirse algunas torceduras así como clavarse alguna piedrecita que esté por el suelo. Para evitarlo presta atención y asegúrate de que la zona de juegos está libre de obstáculos que puedan resultarle peligrosos.

Superpoder de la protección: di “no” a las quemaduras

Es muy frecuente pensar que es suficiente con poner crema solar a nuestro peque nada más llegar a la piscina, pero no es así. Si el producto no tiene filtros solares minerales hay que aplicarlo con 30 minutos de antelación para que se active su protección. Además, hay que renovarla cada frecuentemente, revisa bien que protector solar aplicas y cuánto dura su efecto. Asegúrate también de que no te olvidas ninguna parte de su cuerpo para evitar que vuelva a casa rojo como un cangrejito.

Superpoder de la precaución: los hongos se esconden en todas partes

Los hongos proliferan en las zonas con humedad. Si quieres minimizar las posibilidades de que tu peque vuelva a casa con ellos entre sus deditos activa el superpoder de la precaución. Trata de que no camine descalzo por el borde de la piscina ni por el suelo mojado y ayúdale a secarse bien los pies.

Con todos tus superpoderes activados seguro que pasáis un día de piscina inolvidable. ¿Ganas de ponerse a remojo?

POST RELACIONADOS

Más artículos
Un uso responsable del agua, desde pequeño