• Niño con manguitos de colores tumbado sobre una tabla de surf
  • Descubre el surf para niños

  • Diversión, naturaleza y compañerismo ¿Han probado tus peques el surf?

El verano está lleno de cosas buenas: las horas de luz, que mejoran el humor; el tiempo libre, ideal para compartir en familia; y algunos pasatiempos que son más propios de esa época. Por ejemplo, los deportes de agua, que aúnan actividad física con el alivio del calor. ¡Un dos en uno! En España, viajes al Norte o al Sur, cada vez es más frecuente encontrar escuelas de surf, un deporte muy interesante por todo lo que aporta. ¿Cuáles son las características del surf para niños? Te contamos todo lo que hay que saber acerca de uno de los deportes de moda.

 

Cuál es la edad ideal para el surf para niños

 

El surf va ganando adeptos cada año. Desde las escuelas del norte en Cantabría, hasta las playas de Tarifa, cada vez son más las personas que los disfrutan. Pero, ¿es el surf un deporte adecuado para niños? ¿Desde qué edad pueden practicarlo? Tenemos la respuesta a todas tus preguntas.

 

Como en tantos otros deportes, por ejemplo, el buceo, lo más determinante para marcar el inicio es el grado de desarrollo del niño o niña. Para poder practicar surf hay que haber alcanzado ciertas capacidades como la flexibilidad, la coordinación, la fuerza, la resistencia muscular o la cardiorrespiratoria.

 

Se puede decir que todas ellas están alcanzadas, de manera general, sobre los 8 o 9 años, aunque algunos peques lo harán antes y otros, después. Por este motivo, no se recomienda la iniciación en el surf para niños antes de llegar a la franja de 4 a 7 años.

 

A este desarrollo motor general, habrá que unir cierta autonomía en el agua. De manera general se resume en que el niño o niña sepa flotar, bucear y meter la cabeza bajo el agua.

 

Los valores del surf para niños

 

Como sucede con otros deportes individuales, se suele pensar que el surf para niños está alejado de los valores del deporte de equipo. Nada más lejos de la realidad. Sobre la tabla solo se sube uno, pero las clases, entrenamiento y competiciones se disfrutan en compañía.

 

Por su propia idiosincrasia, el surf es un deporte no exento de riesgos. Aunque es seguro, es necesaria cabeza fría por si sucede algún imprevisto. Es ahí cuando el compañerismo se vuelve fundamental. Por eso, el trabajo en equipo y la cooperación son aspectos que se trabajan en las escuelas de surf.

 

¿Entrenamiento cruzado?

 

Como ocurre con tantas otras disciplinas, una vez que se comienza con el surf para niños es bueno combinarlo con otros deportes. Teniendo en cuenta cómo se trabaja el cuerpo, iniciarse en el yoga para niños, o el pilates, es una buena propuesta. Su práctica aporta fuerza y elasticidad, muy importantes para el surf.

 

Entre las múltiples opciones de campamentos de verano, están los que se dedican a la iniciación en el surf. Si estás pensando en que tu peque empiece a cabalgar sobre las olas, echa un ojo a esta posibilidad.

 

¿Listos para descubrir las maravillas del surf para niños? ¿Y para practicarlo en familia?

POST RELACIONADOS

Más artículos
Magia potagia: trucos para dejarle con la boca abierta