• Taller de galletas de Navidad

¿Te acuerdas de cómo se hacen las galletas de Navidad? Te explicamos, paso a paso, cómo prepararlas.

Cocinar con niños es muy divertido. Y en Navidad, todavía más. Ellos se lo pasan bomba y tú también, viéndolos cómo disfrutan y aprenden, a la vez. Introducir a tus hijos en las prácticas culinarias es muy recomendable. Ahora que se acercan las fiestas, los más pequeños de la casa tendrán vacaciones, así que te proponemos que hagáis un taller de galletas navideñas en familia. ¿Qué te parece? ¿Tú también lo hacías con tu madre? 

Por si te falla la memoria, te contamos qué ingredientes necesitáis y cómo preparar las galletas.

Galletas navideñas de jengibre y canela

Son las de siempre y pueden tener muchas formas: de estrella, de abeto, de corazón o de muñeco. Buscad diferentes moldes con motivos navideños para tener variedad de formas.

Los ingredientes que necesitaréis para elaborar la base son:

250 gramos de harina

150 gramos de mantequilla

10 gramos de azúcar moreno

5 gramos de bicarbonato

1 cucharada de postre de canela en polvo

1 cucharada de postre de jengibre en polvo

1 huevo

sal

¿Por dónde empezamos?

No es una receta difícil, aunque sí un poco laboriosa, ya que tendréis que hacer la base de las galletas y luego decorarlas.

Lo primero es mezclar bien la harina, el azúcar, el bicarbonato, la canela, el jengibre y una pizca de sal. A continuación, añadid el huevo y la mantequilla a la mezcla hasta obtener una pasta homogénea. ¡Y ya tenéis la masa base!

Extendedla en una superficie lisa e id a por los moldes con motivos navideños. Cortad la masa con las distintas formas y colocadlas sobre una bandeja forrada con papel de horno. 

Mientras tanto, encended el horno, precalentadlo a unos 180 grados y luego introducid la bandeja y dejadla entre 15 y 20 minutos. Cuando veáis que las galletas están doradas, ¡ya están listas!

Tened en cuenta que las galletas van a salir blandas del horno, pero una vez frías, estarán crujientes. Para que se enfríen del todo, colocadlas en una rejilla.

Decoradlas a vuestro gusto

Si tus hijos todavía son demasiado pequeños, puedes preparar tú la base de las galletas previamente (de jengibre o de mantequilla), y decorarlas con ellos. Si optáis por la masa de fondant de colores, será como jugar con plastilina o con recortables. El objetivo es vestir las galletas con diferentes prendas.

Para hacerlo, tenéis que estirar la masa de fondant de los diferentes colores que tengáis hasta que quede finita y cortar las formas que necesitéis para decorar la base de las galletas. Es cómo hacer un puzle.

Además, podéis usar otros elementos de decoración como fideos de colores o cualquier otra cosa que se os ocurra. ¡Imaginación al poder!

Cuando las tengáis acabadas, os las podéis comer (obviamente), pero también os pueden servir como regalo navideño o como elemento de decoración para vuestra casa. Si metéis las galletas en bolsitas transparentes de celofán y las cerráis con un lacito, las podéis colgar en el árbol de Navidad.

Si te gusta que tu peque se convierta en un verdadero Peque Chef, no te pierdas los artículos Tren de cookies de chocolate y Ratoncitos de patata.

Imagen

1223_original.jpg

Imagen destacada

1223_original.jpg

Imagen promocionado

1223_original.jpg

POST RELACIONADOS

Más artículos
Cómo fomentar la gratitud en los niños