• Tarjetas de Navidad caseras para hacer con los peques

Hace tiempo que abrir el buzón no es lo mismo. Publicidad, facturas… y la nada de La Historia Interminable. Una pena, ¿verdad? ¡Pues vamos a cambiarlo! La Navidad nos permite poner un poquito más de ilusión en nuestras vidas. Y también en las de otros. Si te dispones a enviar otro WhatsApp lleno de buenos deseos, ¡STOP! ¿Imaginas la cara de los abuelos si encuentran una felicitación de los peques al abrir el buzón? O la de esos amigos que viven tan lejos y a los que queréis tanto. Aún estás a tiempo de preparar unas tarjetas de Navidad caseras con los peques que enamoren a todos. ¿Te animas? Nosotros ponemos las ideas, vosotros solo tenéis que ejecutar. ¡Manos a la obra!

Materiales que necesitarás para las tarjetas de Navidad caseras

Antes de empezar a trabajar hay que comprobar que tenéis todo lo necesario. Repasemos:

  • Cartulinas de colores. Cuantos más, mejor. Un cuadernillo de los que traen un montón en formato A4 puede ser la mejor opción.
  • Goma eva con brillantina. También puedes encontrarla en pack de diferentes colores, por si queréis hacer combinaciones.
  • Lápices, rotuladores y colores.
  • Botones de diferentes estilos.
  • Pintura de dedos.
  • Pegamento.
  • Tapas redondas de diferentes tamaños o un compás.
  • Tijeras, cúter.

4 tarjetas de Navidad caseras que no dejarán indiferentes

¿Materiales preparados? ¡Pues al lío! Si vais a usar la pintura, o tus hijos o hijas son pequeños, es recomendable que os protejáis, así como el lugar en el que vayáis a trabajar. Ponerse una camiseta vieja sobre la ropa y proteger la mesa de trabajo con un hule son un par de formas de hacerlo. Luego no digas que no te advertimos.

Bolas de purpurina, ¡lo que brilla mola!

Empezad preparando la base de la tarjeta. Esto vale para todas las propuestas. Tendréis que elegir de qué color queréis hacerla, teniendo en cuenta lo que vayáis a poner después, y el tamaño. Sobre la goma eva, dibujad las bolas. Para ello podéis usar el compás o tapas de diferentes tamaños, así la tarjeta resultará más dinámica. Después, habrá que recortarlas, pegarlas bien y, para rematar, dibujar un cordel como si estuvieran colgadas. Tras esto solo quedará escribir dentro vuestros deseos navideños para el destinatario. Y dejar que la magia de la Navidad haga su parte.

Árboles de Navidad hechos con cartulina

Ya sabes, la primera parte. Después, tendréis que buscar colores que coordinen entre sí y recortar varios triángulos de diferentes tamaños. Esos triángulos serán los árboles de Navidad que aparecerán en la felicitación. Pegadlos sobre la cartulina y pensad qué otros detalles podréis incluir: ¿qué tal una estrella brillante de goma eva coronando alguno de ellos?, ¿y botones simulando bolas colgadas? ¡Seguro que os queda preciosa!

Papá Noel para los más peques

Que también tienen derecho a participar. ¿Qué tal un poco de estimulación usando la pintura de dedos? Pon la pintura en un plato, pasa la mano del bebé por ella e imprime su huella en la tarjeta que habréis preparado previamente. ¡Ya tenéis la barba de Papá Noel! Usa cartulina roja para hacer el gorro y pégalo después. Deja espacio suficiente para poder dibujar otros detalles como los ojos, la boca y la nariz. ¡Menuda primera felicitación más chula vais a preparar!

Niños creativos, padres despreocupados

Sí, como has leído. ¿Tu peque es el rey o la reina de la creatividad? ¿Se le ocurren combinaciones de colores y dibujos maravillosos? ¡Ponte a un lado! Potenciar su creatividad mejorará su autoestima, sus habilidades comunicativas y su forma de sociabilizar. Así que lo único que tienes que hacer es verle crear… ¡y ayudarle si te necesita! ¿Cómo será la primera felicitación íntegramente creada por él o ella? Seguro que te mueres de ganas de verla.

Con estas ideas hacer las tarjetas de Navidad en casa ya no da pereza. ¿O sí? Venga, anímate, que seguro que disfrutáis muchísimo haciéndolas. ¿Cuál has elegido?

POST RELACIONADOS

Más artículos
Beneficios de la matronatación
Beneficios de la matronatación