5 consejos para adentrar a los peques en el uso de Internet

  • Niño jugando con una tablet.

Internet nos tiene a todos en vilo. Se acabaron las distinciones entre generaciones: ahora todos estamos sobreexpuestos y resulta más que fácil informarse sobre el vecino, el profesor de matemáticas o la directora del cole. A golpe de clic, toda la información está al alcance de cualquiera en menos de un segundo. Y para eso, basta con un dispositivo con pantalla y una buena conexión wifi.

En esta nueva era no todo es de color de rosa. Se abre un mundo lleno de posibilidades, pero también de nuevos peligros reales. Por eso es tan importante ser conscientes de que su uso conlleva limitaciones, especialmente con los más pequeños. En este caso, es necesario prevenir antes que curar, porque en Internet las huellas nunca desaparecen. Se “fosilizan” a la espera de que caigan en manos de quién sabe quién. Y quizá para entonces sea demasiado tarde. Por eso, a continuación te damos 5 consejos para la correcta inmersión de tu peque en la era digital.

5 consejos para que los peques usen Internet

  • Cuánto antes, mejor. Es un error esperar a la adolescencia para que sepa lo que es un móvil o un ratón. En este punto los expertos aconsejan dar el paso antes acompañándolos en el proceso. Lo importante no es el uso de la tecnología, sino el tipo de uso que le demos. Es recomendable hablarles sobre las consecuencias, incluso penales, que puede acarrear una navegación indebida para que tomen conciencia de ello cuanto antes.
  • Juegos para mantener la privacidad. Es normal que los más peques no comprendan la magnitud del problema de no mantener la privacidad a salvo. Pero siempre podemos recurrir a juegos para que les resulte más fácil ponerse en el lugar y simular un rol. Por ejemplo, ¿qué tal si les contamos que, al igual que nunca dirían ciertas cosas a voz en grito en la calle, tampoco lo deben hacer cuando estén frente a la pantalla? Siempre será más fácil si echamos mano de estos pequeños trucos.
  • No a los comportamientos obsesivos. Los peques pueden pasar horas y horas pintando, leyendo, jugando, corriendo y… navegando. Todo en su justa medida. Lo más aconsejable es diversificar actividades y marcar un tiempo y un contexto, no solo en el uso de los dispositivos, sino también con el resto.
  • Ojo con las contraseñas y las descargas. Estas quizá sean las dos únicas reglas que deberían de cumplir a la hora de navegar por internet. Cederos todas las claves para que tengáis un control absoluto (a estas edades es más que necesario) y evitar que realicen cualquier descarga sin vuestro consentimiento. De esta manera, no habrá culpas y os sentiréis mucho más seguros.
  • Transparencia plena con los adultos. En Internet no hay medias tintas. Debe compartir con vosotros todo y absolutamente todo: desde las imágenes que sube hasta las páginas web por las que navega. Y, por supuesto, con quién habla y deja de hablar. Tienen que saber que los amigos verdaderos son los que se hacen en la calle y que Internet solo es una vía para mantener el contacto con ellos, una manera fácil de compartir hobbies y de contarse sus días.

Lo más importante es mantener un equilibro en el entorno educativo y lúdico del niño. Realidad virtual y física pueden convivir sin problemas, siempre y cuando no se haga un uso inadecuado o descontrolado de cualquiera de las dos partes. A veces, debemos recordarnos a nosotros mismos que Internet será lo que queramos que sea: nuestro mejor aliado o nuestro mayor enemigo.

2018-06-18T10:30:00+00:00 junio 19th, 2018|Categorías: Superpoderes Arnidol|Etiquetas: , , |Sin comentarios

Deje su comentario