• niño sentado sobre una toalla en posición de meditación de yoga
  • ¿Conoces el yoga para niños? Te contamos sus beneficios

  • Ayuda a tus peques a estar más tranquilos con esta disciplina milenaria

El yoga es una disciplina de origen oriental, milenaria, conocida por sus beneficios tanto físicos como mentales. En España se ha puesto de moda hace relativamente poco, pero cada vez más personas se apuntan a encontrarse mejor mediante su práctica. Esta disciplina, que puede parecer solo para adultos, también puede ser disfrutada por los peques. Cada vez hay más familias que se animan con el yoga para niños por sus múltiples ventajas. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Te las contamos!

 

El yoga para niños, una herramienta perfecta para canalizar las emociones

 

Se suele creer que las rabietas comienzan y acaban a los 2 años, pero no es exactamente así. Durante su desarrollo, niños y niñas no solo crecen por fuera, también lo hacen por dentro y, a veces, puede resultarles difícil entender y gestionar sus emociones.

 

Por eso es interesante que los peques practiquen yoga: buena parte de sus beneficios son emocionales. A través de él podrán conectar consigo mismos, siendo conscientes de qué les está ocurriendo; mejorarán su capacidad de concentración, ya que es importante para seguir la práctica; y aprenderán a expresar su estado emocional de manera física. Todo ello les ayudará a liberar tensiones y ansiedad.

 

El yoga, además, les permite expresarse con mayor libertad y les ayuda a reafirmar su personalidad y hace que tengan más confianza en sí mismos. Algo muy importante en estos tiempos de bullying.

 

Los beneficios físicos del yoga para niños

 

Inculcar hábitos de vida saludables desde la infancia es fundamental. Elegir un deporte como extraescolar puede ser una buena idea para iniciar a los peques en la vida activa. ¿Has pensado alguna vez en el yoga? Se trata de un deporte en el que se puede empezar a los 3 años y que, además, puede practicarse en familia. ¡Una buenísima manera de pasar tiempo juntos!

 

Cabe destacar que el yoga ayuda a los niños en el periodo de crecimiento: con él tonifican los músculos y mantienen su flexibilidad innata, además de mejorar su postura. Además, desarrollarán la coordinación y el equilibrio. Si tu hijo o hija practica otros deportes, como el fútbol, iniciarse en el yoga le ayudará a evitar lesiones deportivas.

 

Como ves, merece la pena valorar la idea de apuntar a los peques a yoga. ¿Te animas a probarlo? Además, podéis ponerle un plus: acabad vuestra práctica con un reconfortante masaje con Arnidol Active Gel. ¡Todo serán ventajas!

POST RELACIONADOS

Más artículos
NIño hace pipi en orinal
Qué hacer cuando mi hijo no quiere ir al baño